Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel supera su adicción a la videoconsola

Miguel tiene seis años y no puede vivir sin los videojuegos. Ya sea con el móvil, con la videoconsola o con el ordenador, cada minuto de su tiempo libre lo pasa jugando a estos juegos y cuando llega la hora de dejarlo para hacer actividades es incapaz de controlar su ira. Miguel reacciona de forma violenta y agrede a su madre, que no sabe como corregir su comportamiento. Gracias a 'Supernanny', Juani aprenderá a controlar las rabietas de su hijo y Miguel comprenderá que hay alternativas a los videojuegos.

  • La industria de los videojuegos es la primera industria del ocio en España, que en 2013 se gastó 762 millones en este sector. Cada día más niños se enganchan a los videojuegos, que se convierte en la única opción en su tiempo libre. En esa situación está Miguel, que a sus seis años está absolutamente enganchado a la videconsola, al ordenador y a los juegos de móvil.
  • La situación se ha vuelto insostenible. El pequeño es incapaz de renunciar a las 'maquinitas' y cuando su madre trata de retirársela para que haga otras actividades, haga los deberes o simplemente coma, la reacción de Miguel es absolutamente desorbitada. Miguel se enrabieta, insulta y agrede a su madre, que se ha vuelto incapaz de reconducir la actitud de su hijo. "Te rompo la cara", "la madre que te parió" o "vete de mi vista" son algunas de las expresiones que utiliza Miguel. Los gritos y los golpes se han vuelto la tónica habitual en casa de Juani, que pese a todo, se mantiene firme en sus decisiones y no cede ante la actitud de su hijo.
    Ofrecer alternativas, la clave para solucionar al problema
    La situación de Miguel la viven muchos padres en nuestro país. Los juegos en grupo han dado paso a un ocio en solitario que lleva a los niños, con el paso del tiempo, a no tener relaciones sociales y a llevar una vida sedentaria. Gracias a Rocío Ramos - Paúl, Juani y otros padres que se encuentren en su misma situación podrán ayudar a sus hijos a superar este 'enganche' a los videojuegos siguiendo unas sencillas pautas.
  • Buscar juegos alternativos. Los padres no pueden cubrir todo el tiempo de ocio con videoconsolas, hay que ofrecer alternativas de juego que resulten atractivas para los más pequeños: jugar al escondite, hacer juegos en familia, salir al parque...
  • Los niños que sufren este enganche a los videojuegos tiene que aprender a autocontrolarse. Para ayudarles es bueno que apaguen ellos mismos la videoconsola y que aprendan a entregarla tranquilamente, sin aspavientos y sin gritos. Para favorecer esta conducta podemos premiarles cuando lo hagan. En el caso de Miguel, 'Supernanny' le dice a Juani que le dé tiempo extra siempre que entregue correctamente la consola. Además, si  no cumple y no entrega la consola hay que poner consecuencias. Por ejemplo se le puede descontar el tiempo del día siguiente.
  • El otro gran problema de Juani con Miguel es la agresividad. El pequeño recurre a la violencia cuando le su madre intenta quitarle la consola. Para evitar las rabietas agresivas y favorecer el autocontrol de los niños, 'Supernanny' le da a Juani unas sencillas pautas.
  • Los cambios deben ser pequeños, constantes y firmes para que la dinámica cambie poco a poco y los enfados sean cada vez menores.
  •  Para evitar las rabietas agresivas, los padres tienen que ayudar a los niños a buscar comportamientos alternativos más efectivos. "Es normal que tenga rabietas pero no que utilice siempre la agresión. Hay que decirle que esa conducta no vale y como padres ayudarles a buscar conductas alternativas que sean mejores y más adaptadas."
  • Para evitar los insultos hay que ingnorar este comportamiento. "Hay que reforzar, escuchar y mantenerse con él, el tiempo que no utilice el insulto", explica 'Supernanny'.
  • Poner consecuencias. Siempre que los niños utilicen la violencia para expresar su frustración, los padres deben poner consecuencias. En el caso de Miguel, 'Supernanny' decide que se le retire su juego de consola favorito.