Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andrés da a sus hijos cualquier cosa para que coman

La hora de sentarse a la mesa tampoco es fácil. Andrés y Agustín se eternizan a la hora de comer y en muchas ocasiones se niegan a comer lo que hay en la mesa.  "Me siento muy frustrado y decepcionado", dice Enrique, que es capaz de preparar tres meriendas diferentes para que sus hijos coman algo.