Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Con su padre en casa, Julito y Aroa obedecen

Cuando Julio llega a casa, Julito y Aroa se tranquilizan. Los pequeños respetan más  a su padre y con él en casa ellos cumplen con sus obligaciones. La tensión en casa disminuye y el tono baja.