Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Supernanny' ayuda a una familia numerosa

Vuelve 'Supernanny'cuatro.com

La casa de Maria José y Paco es un caos. Con cuatro hijos entre 3 y 11 años no es fácil mantener el orden: las paredes están garabateadas, los cojines por el suelo y las peleas y los gritos son constantes. La situación desespera a María José, que no cuenta con el apoyo de Paco, que opina que la casa es responsabilidad única y exclusiva de su mujer. Su hija mayor, con sólo 11 años, ha decidido rebelarse y mantiene una guerra abierta con su madre. Los niños pequeños se niegan sistemáticamente a sentarse a la mesa para comer o meterse en su cuarto para dormir. Maria José se siente sola y está a punto de tirar la toalla.

Tener familia numerosa no es tarea fácil. Para Maria José cada día es una lucha en la que ella tiene todas las de perder. Su marido, Paco, un padre de familia tradicional, no colabora en la educación de los niños y todo el peso de la casa recae sobre ella, que se pasa el día apagando fuegos.
Rosa Mari, Beatriz, Francisco y Daniel, son los verdaderos amos de la casa. Todo gira alrededor de ellos, y cuando no es así, el edificio entero tiembla. La hora de comer y la acostada son los momentos más críticos del día. Momentos en los que esta madre siempre pierde las formas. La casa se ha convertido en un caos donde reinan el desorden y los gritos.
Los pequeños se dedican a enredar, ponerlo todo patas arriba y se niegan sistemáticamente a sentarse a la mesa para comer o meterse en su cuarto para dormir. Sin embargo, la mayor preocupación de esta madre es Rosa Mari, que a sus 11 años, muestra ya la actitud rebelde de una adolescente. Los continuos enfrentamientos madre-hija, han acabado con la paciencia de Maria José, mientras que Paco ya la da por perdida.
Con el fin de poner orden, Supernanny propone instaurar unos horarios que marquen la rutina. El primer paso, será acostumbrar a los niños a participar en las tareas de la casa, algo totalmente nuevo para ellos. Y la otra gran novedad será lograr la colaboración del padre. Tras los primeros días, todo indica que el esfuerzo va a dar resultados, pero Rosa Mari no está dispuesta a ponerlo fácil, y ante un castigo que considera injusto, se va de casa.