Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mara y Sheila dicen adiós al chupete

Hacerse mayor significa, entre otras cosas, desprenderse del chupete. Sin embargo, este proceso resulta complicado en muchas ocasiones, como le ocurre a Mara y Sheila, que a sus tres años, sólo se desprenden de él para comer. Muy preocupada por este hábito, su madre lo ha intentado todo: esconderlos, 'aliñarlos' con pimienta, cambiárselos por su maquillaje... Sin embargo, nada ha resultado y las pequeñas gritan desesperadas para que Ana María les devuelva su tesoro más preciado.

Uno de los grandes dramas para los más pequeños de la casa es el momento de renunciar a su chupete. Acostumbrados a utilizarlo para todo, el chupete se convierte con el paso del tiempo en uno de los bienes más preciados para los niños.
Para Mara y Sheila, renunciar a él no entra dentro de sus planes para hacerse mayor. Las mellizas de Ana María están acostumbradas a pasar el día entero con el puesto y desde que se levantan hasta que se acuestan, sólo se lo quitan a la hora de la comida. Se sienten incapaces de renunciar a él, y pese a los intentos de su madre, quien ha llegado a 'aliñarlo' con pimienta, las niñas lo piden a gritos pasados unos minutos.
Como para las mellizas de Ana María, la retirada del chupete supone uno de los momentos más conflictivos en la vida de los niños. Para facilitar este paso hacia la madurez y la independencia de los más pequeños, 'Supernanny' ofrece una serie de pautas que cualquier padre podrá seguir para conseguir su objetivo.
- Retirar y esconder todos los chupetes que haya en la casa para que los niños no los encuentren.
- Quitar los que tienen en la boca y decirles que ya son mayores para utilizarlo.
- Explicar a los niños que el chupete sólo se usa para dormir.
- No atender a los lloros de los niños y mantenerse firme en la decisión.