Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Juan Antonio y Nuria no atienden lo lloros de Adriana

La pequeña se enfada y llora desconsolada porque no la hacen caso.

Adriana descubre que sus lloros ya no sirven de nada y se enfada aún más. Cuando su padre no la atiende, la pequeña coge un berrinche que es ignorado por sus padres. Cuando consigue calmarse, la pequeña consigue los mimos de sus padres, que juegan con ella y sus hermanos. El comportamiento de los pequeños mejora día a día y van consiguiendo sus premios.