Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pequeño piso detrás de las afueras de la ciudad de Santi Rodríguez

Para Santi Rodríguez, el problema no es tener poco espacio para vivir, sino la falta de imaginación.  El cómico ha contado en su monólogo que su edificio es tan pequeño que en el ascensor sólo caben dos personas, y abrazadas. Y en su piso caben tan pocos muebles que tiene medio taburete: los lunes, miércoles y viernes apoya un cachete y, el resto, el otro.