Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La reencarnación de Marilyn, un cinéfilo cutre y la dama de las nieves: vuelven los tróspidos

La trospidez está servida. Y, en esta cuarta edición del programa, más que nunca. Un millonario, un solterón, un mister gay, un modelo con doble nombre  y un friki del séptimo arte, componen el grupo de los solteros de oro. Y el de las pretendientas, no tiene descripción: las candidatas han sacado lo mejor de sí mismas –o lo peor- para conseguir ser seleccionadas por sus hombres. Y por sus madres.

¿Qué harías si oyeras a la mujer que está pretendiendo casarse con tu hijo decir que es la viva reencarnación de Marilyn Monroe?¿ o la Dama de as Nieves? ¿o una virgen adicta a la trilogía 'Cincuenta sombras de Grey'?...¿Qué tipo de mujer buscarías para un millonario con ínfulas de superdotado, un modelo maniático del orden o un solterón con una madre tarotista?...La respuesta está aquí, en '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'.
Diego: “Mis amigos y yo somos como la Generación del 27 pero en subnormal”
Diego es un joven con muchas ambiciones artísticas. Su mayor pasión es el cine, por lo que se dedica a dirigir cortos que, luego, sus amigos califican de esta manera: “Cuando los ven, me dicen que son una basura y que han perdido muchos minutos de sus vidas en hacer algo más útil. En mi grupo somos como la Generación del 27 pero en subnormal”. Para el soltero, la mujer ideal es su madre, Estrella; sin embargo, está buscando a una chica diferente y rara que pueda convertirse en su musa.
Una pretendienta de Rafa: “Soy la niña de las nieves”

Una de las pretendientas de Rafa ha dejado a éste y a su madre con la boca abierta: con el pelo casi albino, un vestido blanco y unas alas de plumas, se ha plantado delante de ellos y les ha dicho: “Soy la niña de las nieves. Soy un poco friki pero lo importante es llamar la atención”. María Luisa ha dicho que “no parece de este mundo”.
Rafa: "A una mujer le puedo dar amor, un ferrari, un porsche, otro ferrari..."

Rafa es un atractivo joven de 21 años dueño de tres empresas. Sus amigos le llaman “millonetis” porque ha triunfado en la vida; también dicen de él que es “superdotado” pero nunca se ha hecho un test de inteligencia. Tiene muy claras sus creencias: “Primero, creo en mí; y después, creo en Dios”, ha dicho sentado en su lujoso despacho. Rafa está buscando a su mujer perfecta pero su madre no tiene muy claro que le deje ir: “Que nadie toque a mi familia”, ha advertido María Luisa.
Noelia: “Soy sefardita y cuento fábulas para elevar mi espiritualidad”

Noelia se ha hecho un verdadero lío intentando explicar sus raíces. “Soy de Málaga, aunque, en realidad, nací en Cádiz, y descubrí que soy de origen sefardita. Cuando Nabucodonosor expulsó a los judíos de Babilonia y estuvieron en la región de Asturias, pues lo adiviné por eso. También cuento fábulas con moraleja para elevar mi espiritualidad”, ha dicho; a lo que David ha contestado: “Parece una chica muy lista”.
Markus (Daniel): “Me gustan las chicas exuberantes, operadas y que parezcan travestis”

Daniel se llama Daniel, pero también se llama Markus. Le pusieron este segundo nombre en la agencia de modelos en la que comenzó a trabajar. Markus es una ‘joyita’: un maniático del orden que busca a una mujer que se corresponda con esta definición: “Me gustan las mujeres exuberantes, llamativas, que estén operadas y que parezcan travestis, pero que no lo sean, claro. Busco a un putón, pero a un putón que también sea familiar”. Además, no le gusta que se le relacione con “gente fea”. Todo un humilde, Daniel.
Samuel: “Soy artista y pinto con mi propia sangre”

Samuel es un artista muy peculiar que ha llegado a su primera cita con los pantalones manchados de pintura, cosa que a Rosa no le ha hecho ninguna gracia. Pero aún peor ha sido su explicación de las técnicas que utiliza para trazar sus lienzos: “A veces pinto con mi propia sangre”, ha dicho, y le han descartado automáticamente.
Héctor: “No me considero ni hombre ni mujer, yo soy persona”

Sandro y Rosa se han quedado impresionados por el aspecto de Héctor, un fanático de la movida madrileña que se ha presentado a su primer encuentro con el soltero con la cara pálida, un par de tacones y un maquillaje tipo ‘Alaska’.