Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gabi escribe el final de su cuento de hadas con un anillo

Tras debatirse entre la intensidad de Priscila y la elegancia de Patricia, Gabi se ha decantado por su favorita desde el principio, la chica que más le recuerda a su madre. Toñi prefería que su hijo volviera a casa sin novia y cogido de su brazo pero el príncipe azul parecía no hacer caso y, tras darle las gracias por su apoyo, colocaba su anillo en el dedo de su princesa.

El príncipe de Altea ha llegado a la gran gala final de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?' tras un romántico fin de semana con Priscila y Patricia. Para él, Priscila siempre ha sido sinónimo de diversión, pero también de cansancio. Patricia en cambio representaba casi todo lo que quería de una mujer, en definitiva, que fuera una princesita. Era el carácter de Priscila lo que hacía dudar a Gabi pero a la hora de tomar una decisión pesó más el saber estar de Patricia y la elegía como su princesa.
Mientras tanto, Toñi siempre se había mostrado más partidaria de Patricia que de Priscila. Para ella es vital que su nuera tuviera saber estar y elegancia, requisitos que cumplía la candidata, sin embargo, le faltaba algo y, por ello, creía que la mejor opción para Gabi era volver a casa del brazo de su madre.
"La experiencia ha sido increíble, inolvidable, he vivido momentos muy intensos, de alegría, también de tristeza, incluso de angustia", decía Gabi ya junto a Luján Argüelles. Confesaba que no se ha enamorado, pero casi: "he encontrado una chica que tiene el perfil que yo buscaba, tiene los requisitos que yo quería, una mujer elegante, sencilla, humilde…" una mujer que aunque no es tan perfecta como su adorada madre "es muy parecida a ella".
Toñi deslumbraba con su llegada: "¿Qué decisión te disgustaría?", le preguntaba la presentadora, y Toñi decía tajante: "Tengo muy claro que Priscila no la quiero para nada, es que no y punto; Patricia es mi favorita desde el día que le vi". Por temor a lo que pudiera pasar, Toñi se había llevado a su asesora espiritual, Jia Liu quien también fue pretendienta de Gabi: "Nunca me he considera una princesa, solo una cenicienta. No he conseguido amor pero sí amistades", decía a la presentadora.
Sin embargo, su paz interior no fue necesaria porque quien entró no fue Priscila, sino Patricia. Pero Toñi prefería que su hijo se marchara con ella: "Lo tengo muy claro, a mí me gustaría que me eligiese a mí".
Gabi parecía hacer oídos sordos a lo que su madre dijera: "Llega el momento y antes de tomar la decisión quiero que sepas unas cosas: Darte las gracias porque en todo momento has estado ahí, apoyándome y quiero decirte que este anillo es para ti".
Las lágrimas afloraban para Toñi, visiblemente emocionada. Parece que aunque prefería que se marchara con ella, Patricia no le desagrada y tanto besaba a su hijo como abrazaba a su nuera.
Jia Liu les deseaba suerte y que estuvieran cogidos de la mano hasta la vejez pero Toñi les pedía calma: "lo de que se case vamos a ver…" Y así, cogidos de la mano, Gabi y patricia caminan ya hacia su mundo ideal.