Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zenet tiene nuevo disco

El artista revelación de 2009 cierra el 2010 con nuevo trabajo: Todas las calles
El "efecto descubrimiento". Así es como Zenet llama a lo que ocurrió con su disco de debut, Los mares de China, que gracias a temas como Soñar contigo o Estela comenzó a volar entre bocas y orejas: "Tienes que escuchar a este malagueño que canta con tanta intensidad esos abolerados temas de jazz latino", le decía un amigo a otro. Y cogía y se llevaba a su compadre a un concierto de Zenet, o le regalaba el disco. Así, poco a poco, boca a boca, Los mares de China se convirtió en el éxito discográfico más sorprendente de 2009...
SIN VERGÜENZA NI PUDOR
Se acerca ahora el final de 2010 y llega Todas las calles, diez peliculitas sonoras en las que el protagonista -un truhán con extraordinario parecido a Toni Zenet- coquetea, ama y sufre por los rincones de una ciudad que tiene tanto de Madrid como de su Málaga natal, París, Buenos Aires, Nueva York, La Habana o Río de Janeiro... según los vientos le lleven a uno u otro lado. "No tenemos vergüenza ni pudor para empezar un tema con bossa nova, pasar por el tango y acabar en la salsa cubana. Lo importante es que se haga con naturalidad. Y con respeto, claro", aclara Zenet.
Cuando un músico te dice que su segundo disco no es una continuación del primero, sino que éste era en realidad un anticipo del nuevo, esa mezcla de confianza y chulería hace que te pique la curiosidad. Y después de disfrutar con detenimiento canciones como la afrancesada Amaneció sin querer o la retozona Fue por casualidad, uno ha de reconocer que puede que tenga razón y todo.
Primero, porque en Todas las calles la comunión entre la música de Toni Zenet y las letras de Javier Laguna es más fuerte que nunca. "El emparejamiento entre las letras de Laguna y la música y la voz de Toni es algo que yo no he visto desde las parejas creativas del tango de los años 30 y 40", comenta Juan Ibáñez, productor, batuta (humana) y nariz (musical) de Todas las calles.
Y en segundo lugar, por la compenetración entre Zenet y los músicos de la banda, algunos de los más destacados de la escena jazz española, como el guitarrista José Taboada, el trompetista Manuel Machado o el pianista Pepe Rivero. Es una química fraguada a lo largo de docenas de conciertos de la gira de Los mares de China, y que se demuestra en Todas las calles y en su sonido elegante y con cuerpo: "Queríamos el empuje y la frescura del directo, sin la dictadura de la claqueta. Así que la chicha del disco se hizo en tres días, algo que sólo se puede hacer con estos músicos", explica Zenet, que apostilla, torero: "Ensayar es de cobardes".
TRÍO DE JOTAS
No es la mejor jugada posible en el póker, pero Zenet tiene en la mano un trío de jotas que para él vale más que un repóker de ases. Son el productor Juan Ibáñez, el letrista Javier Laguna y el guitarrista José Taboada: "Me siento muy seguro y arropado con ellos", cuenta el malagueño: "Una vez Javier dijo que cuando piensa en sus letras siempre las escucha en mi boca. Pues cuando yo escribo una canción siempre la pongo en los oídos de Javier, Juan y José", señala Zenet, insistiendo en el carácter colectivo del proyecto, un hecho agrandado por la implicación de todos los músicos que han participado: "Cada uno se ha apropiado del disco como si fuera suyo", dice el cantante. Y Juan Ibáñez sentencia: "Hablamos de músicos que dejan sus grandes proyectos para venirse a tocar con este hombre. Gente que ha vivido cada frase que han escrito, cantado o tocado en este disco. Gente que tiene mucha calle". ¿Mucha calle? Todas las calles.