Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David: "Tuve que ir a un psicólogo para controlar la parte obsesiva de mi profesión"

El éxito no es fácil de llevar y eso lo sabe David Muñoz. Diverxo, su restaurante, ya cuenta con tres estrellas Michelín, pero no ha sido fácil alcalzar el éxito. "Tuve que vender mi casa, mi coche e hipotequé a mi familia para poder abrir Diverxo", ha contado el cocinero. Además, ha contado que le costó mucho asimilar su fama: "Antes de conseguir la tercera estrella me encontraba fatal, tenía ansiedad", ha dicho David, y ha añadido: "No podía seguir así y cambié mis hábitos, comencé a hacer mucho deporte, cambié cosas de mi vida, fui a un psicólogo para que me ayudase a entender la parte más creativa y obsesiva de mi profesión porque pasas el día dando vueltas a las cosas".