Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comienza la transformación física de las familias

Los prejuicios culturales provocan varias crisis a la hora de despojarse de las ropas occidentales y vestirse como verdaderos hamer, kamoro y nakulamene.
Para conseguir ser aceptados por sus anfitriones, las familias de "Perdidos en la tribu"deben transformarse tanto física como psicológicamente en uno más de la tribu. Después de varias semanas, es hora de que las familias españolas se despojen de sus ropas occidentales y se pongan las vestimentas propias de los hamer, kamoro y nakulamene. Pero la transformación física no será nada sencilla. Los prejuicios culturales provocarán más de una crisis a la hora de vestirse o peinarse de forma similar a la de las tribus.
A pesar de que los hombres se convierten físicamente en hamer sin ningún tipo de problemas, las reticencias entre las féminas de los Rovira-Mezcua son más que evidentes. Candelaria se niega a renunciar a su ropa y se la coloca por debajo de la vestimenta tribal, motivo por el cual será reprendida en varias ocasiones. Además, la tribu decide ofrecerle a David una fiesta para celebrar que pronto se convertirá en un hombre, pero la familia está cada vez más cansada y ni siquiera son capaces de disfrutar de ella. Los hamer, de nuevo, dudan de que la familia consiga reunir todas sus fuerzas para terminar con éxito la aventura.
A las mujeres españolas en Papúa también les ha llegado la hora de la transformación física. Se colocan las faldas, los corpiños de paja y todos los accesorios tradicionales de las kamoro. Ellos también han de colocarse faldas, y lo encantados con su nueva tarea. Una vez vestidos deberán acudir al karapao: los hombres ayudarán a construir la casa karapao y a esculpir una escultura especial para la ceremonia de iniciación que pronto tendrá lugar.
En Vanuatu la familia ha dado también un paso decisivo hacia la integración completa con los nakulamene: los hombres han aceptado vestir con un taparrabos como única prenda. Además Edi y Miguel van a celebrar una ceremonia muy especial: su boda. La preparación del enlace conlleva un maquillaje particular para las mujeres con vivos colores en su rostro, así como todo tipo de collares y accesorios. Por su parte, Miguel deberá matar a un cerdo que servirá de menú para el enlace. Una organización al detalle para que la boda salga perfecta y el amor entre los contrayentes sea para siempre.