Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El mensaje de Lili

En programas anteriores vimos como Sonia quiso compartir con sus amigas mentawai su lado más triste. La muerte de sus padres cambió su vida, y quiso llevarlas al cementerio para que vieran cómo rendimos culto a los muertos en España.
Lili recibió allí la visita del espíritu de la madre de Sonia, le transmitió un mensaje para su hija, pero la mentawai tenía dudas de contarlo. Para la tribu, recibir visitas del más allá es algo habitual, pero temía que su amiga reaccionara mal y no creyera sus palabras.
Tomar al decisión de contarlo no fue fácil, Aman Digei y ella tuvieron un encontronazo, solo una persona que hubiera pasado por lo mismo que Sonia, podía entender lo importante que es recibir un mensaje así, y Aman Digei insistía en que aunque Sonia no creyera en espíritus, creería en ellas.
Así fue. Lili aprovechó su último día en España para sincerarse con su amiga y contarle todo lo que vio. La madre de Sonia falleció trágicamente al caer desde un quinto piso por accidente. A todos nos rondó la idea de que su madre no quisiera vivir y el accidente fuera intencionado. Y precisamente ese era el mensaje.
"Oyó unos ruidos muy altos fuera y corrió hacia la ventana, estaba cansada y no se apoyó bien. Ella no quiso hacerse daño y quiere que tú lo sepas. Lo que pasó es que se cayó"
Sonia rompió a llorar de inmediato y sin vacilar contestó a su amiga: "Lili, yo no se si la has visto o no, si me lo dices me lo creo, siempre he pensado que mi madre se cayó, y sé que me quiere, lo mismo que yo a ella. Daría mi vida por ella, y me alegro muchísimo que me lo hayas contado"
Una Lili aliviada por la dura carga que se acababa de quitar, abrazó a su amiga, sin saber que el momento más difícil aún estaba por llegar, la despedida