Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Comer y disfrutar, misión imposible para Sonia y Luismi

Luismi quiso invitar a los mentawai a comer en un restaurante de lujo, lo que comenzaba como una comida divertida, pronto se convirtió en un campo de batalla entre la ex pareja.
Salomo celebraba que esta era la primera vez que Sonia y Luismi estaban solos con ellos, sin los niños. Esperaban pasar una tarde entre adultos, divertirse como tales, y celebrar que la vida les había vuelto a reunir. "Es la primera vez que están los dos solos con nosotros. Así que vamos a celebrarlo", decía el chamán.
Sin embargo, lo que tan bien comenzaba, poco a poco fue adquiriendo un elevado tono de tensión: silencio, malas caras, tirantez, etc. Luismi y Sonia, uno frente al otro, y sin mirarse a la cara. Estaba claro que fuera lo que fuera lo que les pasara, no estaba solucionado.
Aman Digei necesitó mediar entre ambos e intentar solucionar las cosas,"Sé que queréis disfrutar con nosotros el poco tiempo que nos queda, pero cuando tú y Sonia estáis juntos se os ve mal. Para nosotros es muy difícil verte así, seria y sin sonreír. Queremos saber la verdad, la razón de tu tristeza", sentenciaba.
Las palabras que salían de la boca de Sonia para contestar se teñían de enfado según las pronunciaba: "contéstale tú mejor, que como conteste yo, va a ser peor, contesto y sale todo", le decía a Luismi.
Sonia tiene claro que el tiempo que les quede en España a la tribu han de pasarlo sin preocupaciones y es por ello por lo que no quiere hablar del tema. Luismi le echó un capote a su ex y contestó, "a veces las personas se enfadan y ya está. Lo importante es que vosotros estéis bien".
Sin embargo Luismi no está de acuerdo con la actitud de Sonia, su cara de enfado muestra tensión, "te puedes enfadar conmigo pero cuando estemos con ellos, el mínimo respeto que les debemos, es estar sonriente aunque estemos jodidos".
Sonia intenta convencer a la tribu de que su tristeza viene de pensar en los pocos días que quedan para que se vayan, pero Aman Digei no es tan inocente. Sabe que esto solo les pase cuando se juntan y sigue insistiendo en que deben volver a estar juntos para ser felices.
Lili, que se ha convertido en una amiga incondicional para Sonia, intenta razonar con Aman Digei, "Luismi y mama ya no se quieren y tienes que entender, que no están tan bien como allí", dice.
Pero su deber como amiga va más allá, Lili no puede irse sin que Sonia le garantice que va a ser feliz cuando se vaya, a lo que Sonia contesta: "Yo solo soy feliz porque estáis aquí".