Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Santiago: “Estoy orgulloso de mi hijo”

Padre e hijo están cada vez más unidos. Llegaron a África, entre otras cosas, para estrechar lazos y lo están consiguiendo con creces.

Santiago y Javi están cumpliendo con creces uno de los motivos que les llevó a participar en ‘Pekín Express: Aventura en África’. Padre e hijo querían concursar en esta aventura para estrechar lazos porque la relación entre los dos hace años que es algo distante. Cuando Javi era niño Santiago se separó de su madre y desde ese momento la relación con su padre no fue todo lo estrecha que a él le hubiera gustado.
Pese algún que otro roce, los dos están poniendo de su parte para poder retomar una relación normal entre un padre y un hijo. En dos etapas ya han demostrado que son uno de los rivales a batir. Además, Javi no duda en ayudar a su padre en todo lo que necesita… como llevarle la mochila en momento que las fuerzas flaquean.
Uno de los momentos más emotivos se produjo cuando Javi excluyó a su padre de realizar la ‘prueba de los cubo’ aunque eso supusiese que él tuviera que hacer el recorrido dos veces (unos doce kilómetros) para poder transportar los cubos llenos de agua. Padre e hijo terminaron ganando la prueba y conquistando el territorio.
Me siento orgulloso de mi hijo. Aunque estaba bastante castigado ha sabido aguantar el sufrimiento. Yo me he sentido un poco defraudado conmigo mismo por no poder echarle una mano”, aseguraba Santiago.
Y no era para menos porque los dos pudieron disfrutar de un alojamiento de ‘lujo’ para esa noche a parte de comer lo que quisieran. “Aunque sólo llevemos tres días a la hora de poder comer bien y dormir yo creo que nos va a dar un hándicap diferente”, aseguraba Javi.
Santiago no sólo está estrechando lazos con su hijo también hace reír a sus compañeros. Cuando la carrera toca a su fin ha demostrado ser un hombre muy sociable y que es capaz de pasárselo muy bien con muy poco. Un claro ejemplo es la noche que paso con las hermanas deportistas en uno de las zonas más pobres de Kenia. No pararon de reír.