Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier e Hilario vuelven a Asturias

Pese a su buen inicio de carrera la mala suerte les hace ser últimos en el noveno ranking
La selva Esmeralda y el trekking han sido los protagonistas de esta novena etapa. Por primera vez, las 5 parejas que continuaban en la carrera pisaban suelo tailandés. Tras ser trasladados al punto de partida en jeep Raquel Sánchez Silva les recibía con dos noticias. La primera; tendrían que enfrentarse a la selva y a sus peligros y la segunda; su salida sería escalonada en función de su habilidad con un puzzle de bambús. Javier e Hilario fueron los primeros en montarlo y como recompensa además pudieron perjudicar a dos parejas rivales. Los azafatos y los manchegos fueron los elegidos y tuvieron que llevar hasta el refugio en el que pasarían la noche esterillas y perolas con las que cocinar.
En la primera jornada de trekking, los asturianos demostraron ser los reyes de la selva siendo los primeros en llegar al refugio. Como premio; serían los primeros en salir la mañana siguiente y además pudieron relentizar la carrera del resto de parejas. A las 7 de la mañana saldrían ellos, cinco minutos después Sandra y Belinda , a las 7h10 Marta y Manolo, a las 7h15 los azafatos y en último lugar los manchegos. Cuestión de afinidad y presencia femenina en las parejas fueron los parámetros seguidos.
El juego de inmunidad fue para los azafatos pese a las estrategias de sus rivales. Se enfrentaron en una gynkana en una reserva natural de elefantes a Javier e Hilario. Pero esta no fue la única derrota para los asturianos. Pese a haber comenzado con buen pie la carrera fueron los últimos en llegar a la novena meta y el sobre verde no apareció . Por otra parte, los azafatos sumaron su cuarta victoria y amuleto.
Alegría para unos y tristeza para otros...¿Qué hará Marta sin su Hilario?