Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primeras lágrimas de felicidad

Inés y Pedro son acogidos por una humilde familia.

La noche obliga a los participantes a buscar cobijo. Inés y Pedro son acogidos por un hombre que consigue mantener a su familia con un sueldo de 45 euros al mes. Todo lo que tiene lo guarda en una caja y la pareja agradecerles la hospitalidad, prometiéndoles un buen regalo cuando regresen a España.