Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Nyno Vargas, gitano con 'duende': "Era muy fan de Camarón pero descubrí el rap"

El duende gitano se adapta a los nuevos tiempos y a las nuevas formas de interpretar el arte. Es el caso de Nyno Vargas. Abandonó el flamenco tras descubrir una habilidad innata para el rap al que se dedica profesionalmente. Muestra su barrio y nos permite acompañarle en uno de los múltiples conciertos que ofrece cada semana a lo largo de la geografía española.

"Empecé en esto del rap hace un par de años. Me juntaba con los gitanillos de mi barrio y a un chavalito del barrio, le quité el mp3. Con la música que llevaba me di cuenta de que tenía un tipo de música que yo desconocía. Yo era fan de Camarón y, a partir de ahí, quería ser rapero.", cuenta.
Nyno Vargas grabó un primer tema y lo subió a internet. Fue el comienzo de su carrera profesional. El éxito en la red le llevó a dedicarse de forma profesional al rap aunque reconoce que no son muchos los calés que dejan el flamenco por el rap. "No conozco ningún gitano rapero", admite.
"Mi padre se avergonzaba de mí. Siempre me dice, canta un poco de flamenco. Mi padre es una persona gitana pero tradiciones antiguas", cuenta Vargas. "Mi hijo tiene duende. Naces con él. Es un arte tuyo", explica el padre del rapero.
En el barrio valenciano de 'Las 613', habitado casi en su totalidad por familias gitanas, es un ídolo. Nyno Vargas nos muestra su entorno, mostrándonos una faceta completamente desconocida de un joven gitano como él.

A pesar de su fama, Nyno Vargas no ha roto el cordón umbilical que le une a su barrio. Las reuniones alrededor de una barbacoa son el escenario perfecto para derrochar duende a mitad de camino entre el flamenco y el rap.
En concierto
El rapero y su grupo acuden a un concierto en Ciudad Real. Un espectáculo que se encarga de promocionar en las redes sociales, donde ya cuenta con más de 60.000 seguidores. "Los chavales lo que tienen que hacer es luchar por sus sueños porque hay otra vida después del barrio", explica Nyno Vargas antes de abandonar 'Las 613'. "Ahora los gitanos vamos en limusina, vamos a los conciertos y rapeamos", defiende. "Estamos demostrando que nuestra raza vale para todo y tenemos algo que muchas personas no tienen: el duende".