Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Me pongo los botines y a taconear"


En ocasiones, los niños gitanos son llevados a certámenes de flamenco donde se busca a nuevos artistas provistos del ansiado don. "Cada uno en el mundo lleva su don y nuestro don es el flamenco. Es la primera vez que van a actuar", cuenta el padre