Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una cámara graba por primera vez el culto

La celebración del culto evangélico se ha convertido en el eje central de la vida de la mayoría de los gitanos y pertenecer al coro es uno de los mayores honores para un miembro de esta comunidad. En la Iglesia Evangélica de Orcasitas (Madrid), su agrupación coral se reúne tres veces por semana para ensayar. Yen, el pastor de esta Iglesia, explica por qué es tan importante la celebración de este culto para ellos: "la palabra de Dios ha hecho muy bien en todos los sentidos, nos ha educado mucho más de lo que estábamos y nos ha ayudado para integrarnos más en la sociedad. Al mismo tiempo ha traído mucha paz y mucha tranquilidad a las familias, ha liberado a muchos jóvenes de la droga y del vicio. (...) La fe produce vida, alegría, ganas de vivir, esfuerzo, anhelo y deseo. La palabra de Dios dice que es vida en sí misma".