Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuando la ley de Murphy se alía con un barril de cerveza... lo mejor es ponerse a salvo

El hilarante vídeo fue publicado en Facebook por la cervecería Brewery & Gasthof Zwanzger de Alemania, –donde sucedieron los hechos–, y constituye, según dicen los expertos, un auténtico ejemplo de cómo no se debe ‘tirar la cerveza’ del barril.

La escena comienza con un hombre, –protagonista de la escena–, junto a una mujer que sostiene una jarra para que el primero abra el grifo del barril y le eche la cerveza. Sin embargo, éste parece encontrarse con ciertas dificultades para llevar a cabo la tarea y decide hacer uso de un martillo para golpear poco a poco al tirador del barril.

Un golpe, dos golpes, tres golpes… y la puntería le flaquea. Termina reventando la jarra que sostenía la mujer a la espera de que le sirviese la preciada bebida.

No obstante, ninguno de los dos se da por vencido, y pese al primer aviso, vuelven a la carga. Craso error. El hombre vuelve a usar el martillo para asestar al barril un último golpe que terminó provocando una explosión de alcohol y carcajadas.

La cerveza salió disparada siguiendo una trayectoria en línea recta que fue a parar directamente a la cara de los clientes que se encontraban sentados en esa dirección, y después continuó extendiéndose por toda la sala, alcanzando al resto de los que se encontraban allí.

Todo un espectáculo que ha hecho reír ya a más de cuatro millones de personas en la Red, a juzgar por la cifra de reproducciones del clip, que sin duda continuará en aumento.