Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Violada una chica de 15 años por dos adolescentes mientras sufre un episodio de epilepsia

Violada una chica de 15 años durante un episodio de epilepsia por dos adolescentes en ArgentinaGtres

Una chica argentina de 15 años ha denunciado que, mientras estaba en el suelo sufriendo un ataque de epilepsia, fue violada por dos menores de 14 y 15 años en un club deportivo de la localidad de San Martín, en Santiago del Estero, en el norte de Argentina.

De acuerdo con el relato de una tía de la menor, ésta se encontraba charlando con algunos amigos cuando sufrió un ataque de epilepsia, una enfermedad provocada por un desequilibrio en la actividad eléctrica de las neuronas del cerebro. Minutos después, despertó en el vestuario de un club deportivo, sin ropa y junto a dos jóvenes que estaban con los pantalones bajados.
La adolescente llegó a casa y contó lo ocurrido a su madre y una tía que, sin titubear, acudió a la policía e interpuso la denuncia. La fiscal Cecilia Gómez Castañeda ordenó una inspección ocular al vestuario del club donde la menor habría sido encerrada y violada y también pidió la ropa de la víctima. El forense confirmó el ataque sexual. La fiscal ha pedido asistencia 24 horas para la víctima.
Según el periódico El Liberal, ahora sobrevendrá una batalla judicial, pero de desenlace no tan imprevisible ya que debido a la de edad de los atacantes, la Justicia no puede abrirles un proceso: se les considera no punibles.
Sin embargo, ha transcendido que la fiscal abogará por tratamientos psicológicos para los menores así como la prohibición de contacto con la adolescente. También, un minucioso informe socioambiental, a fin de cerciorarse si el dúo puede ser controlado o no por sus familiares. Si su conducta fuera una constante, no se descarta que la Justicia inste a que sean internados “hasta que no sean peligrosos para la sociedad”, indica el periódico.