Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 75.000 uzbecos huyen de la violencia étnica en Kirguistán a Uzbequistán

"La mayoría de los refugiados son mujeres y ancianos. Hay personas heridas de bala entre ellos", ha asegurado una fuente del Ministerio de Emergencias uzbeco, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias rusa RIA Novosti. El último balance oficial proporcionado por el Gobierno de Kirguistán eleva a 97 el número de muertos y a 1.247 el de heridos por los disturbios. "97 personas han muerto en Osh y en Jalalabad. Un total de 1.247 personas han necesitado atención médica", según ha precisado este domingo una portavoz del Ministerio de Sanidad de Kirguistán.
Mientras, los líderes de las etnias uzbeca y kirguís han acordado en las últimas horas comenzar conversaciones de reconciliación para frenar la escalada de violencia, según ha anunciado el presidente kirguís del fondo público kirguís Otkritaya Positsiya, Dimitri Kabak. "Las informaciones de la ciudad de Osh indican que dirigentes informales de las etnias kirguís y uzbeca del sureste de la ciudad han acordado abrir conversaciones para restablecer la paz", ha afirmado Kabak, según recoge RIA Novosti.
Los disturbios de los últimos tres días en la región sur del país han tenido su epicentro en la ciudad de Osh, bastión del ex presidente Kurmanbek Bakiyev, derrocado el pasado mes de abril en una revuelta popular incitada por el actual Gobierno interino. Además, desde la independencia de Kirguistán en 1991 se han producido disturbios étnicos entre la mayoría kirguís y las minorías tayika y uzbeca que viven en el sur del país, una zona predominantemente agrícola.
Rusia envía un batallón de paracaidistas a Kirguistán para proteger sus bases militares
Un batallón de paracaidistas rusos ha hecho acto de presencia este sábado en Kirguistán para reforzar la seguridad de las instalaciones militares que Rusia tieneen la ex república soviética ante la ola de violencia étnica que ya se ha cobrado 97 víctimas.
La mayoría han muerto en Osh, epicentro de las revueltas. Además, desde la independencia de Kirguistán en 1991 se han producido disturbios étnicos entre la mayoría kirguís y las minorías tayika y uzbeca que viven en el sur del país, una zona predominantemente agrícola.