Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las tropas de Gadafi no cesan los ataques contra civiles

El comandante de las fuerzas estadounidenses que participan en la operación militar sobre Libia, el almirante Samuel Locklear, ha denunciado este martes que las tropas del dirigente libio, Muamar el Gadafi, siguen sin cumplir con las peticiones de Naciones Unidas y no han cesado los ataques contra civiles, a pesar de la imposición de la zona de exclusión aérea.
En este sentido, ha informado de nuevos ataques contra la población que estarían perpetrados por fuerzas leales a Gadafi en la ciudad de Misrata.
Locklear, que ha informado de que fuerzas de 13 países participan en la ofensiva sobre Libia, ha declarado que las tropas norteamericanas trabajan en estrecha colaboración con las autoridades británicas y francesas. A este despliegue militar se sumarán, previsiblemente para el fin de semana, aviones de Qatar, según Locklear.
El comandante norteamericano ha adelantado que la coalición internacional seguirá trabajando para mejorar la eficacia del espacio de exclusión y ha advertido de que la debilitada fuerza aérea de Libia no perjudicará los esfuerzos emprendidos desde el pasado fin de semana.
Los rebeldes no consiguen avanzar hacia Ajdabiya

Los rebeldes que se encuentran a las afueras de la ciudad de Ajdabiya, en el este de Libia, no han conseguido avanzar este martes en sus posiciones porque las tropas leales al líder libio, Muamar Gadafi, todavía les superan a pesar de los bombardeos aéreos de la coalición occidental.
Los combatientes insurgentes se encuentran a unos cinco kilómetros de la ciudad, que se encuentra en el punto de entrada a la zona este del país. Además, los combatientes antigubernamentales aseguraron que los bombardeos están inutilizando el armamento de Gadafi, aunque sus fuerzas siguen suponiendo una fuerte amenaza.
"Gadafi tiene tanques y camiones con misiles", explicó Ahmed al Aroufi, un rebelde que se encuentra en la línea del frente. La cadena de televisión Al Yazira informó de que se habían producido enfrentamientos entre ambos bandos en la ciudad.
Las fuerzas rebeldes tuvieron que replegarse a su cuartel general, en Bengasi, debido a los ataques realizados por las aviones de combate, los tanques y la artillería de Gadafi antes de que comenzasen el sábado los bombardeos de la coalición occidental, formada por Francia, Reino Unido, Estados Unidos y España, entre otros.
La OTAN aprueba el embargo de armas
La OTAN ha decidido poner en marcha la operación para hacer cumplir el embargo de armas contra Libia mediante medios aéreos y navales. Según informó la Alianza, todos los aliados se han comprometido a cumplir con sus responsabilidades en virtud de la resolución de las Naciones Unidas para detener la "violencia intolerable" contra la población civil libia.
Al mando del operativo de OTAN en el Mediterráneo central con buques y aeronaves estará el almirante James Stavridis.
Para este operativo, España aporta la fragata "Méndez Núñez" y el submarino "Tramontana", que ya van hacia la zona, y un avión C-235 de vigilancia marítima. Esta misión consistirá en acciones de seguimiento, informe y, si es necesario, interceptación de buques sospechosos de transportar armas ilegales o mercenarios.
Zapatero recibe el apoyo casi unánime del Congreso
El Congreso ha autorizado con el apoyo de todos los grupos, salvo IU y BNG, la participación española en la operación militar en Libia, en un debate en el que el jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha defendido la legalidad y legitimidad de la misión basada en "un principio humanitario".
Tras más de dos horas de debate, 336 diputados han votado a favor de la participación española, 3 han expresado su rechazo y ha habido una abstención, por equivocación, de un diputado del PP.
De esta forma el Parlamento ha dado luz verde para que cerca de 500 militares españoles participen durante un mes en el control de la zona de exclusión aérea y tres meses en el embargo de armas, dentro de la operación "Amanecer de la Odisea".
En su intervención, Zapatero, ha afirmado que la operación militar no busca expulsar al coronel Gadafi del país, sino "poner fin a los asesinatos de su pueblo". Tras indicar que se trata de una "petición prudente" y en ambos casos con plazos prorrogables, Zapatero ha dicho que hasta ahora la misión internacional ha permitido el cese de los ataques indiscriminados a la población.