Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer preso trasladado de Guantánamo a EEUU se declara inocente

El tanzano Ahmed Ghailani, el primer preso que ha sido transferido desde la base de Guantánamo a territorio estadounidense para ser juzgado, se ha declarado no culpable de los cargos que se le imputan.
Ghailani, que presentó ayer su alegato ante el tribunal federal de Manhattan, deberá responder ante la justicia por 286 cargos incluyendo el de conspiración con Osama bin Laden y otros miembros de Al Qaeda para matar a estadounidenses en cualquier parte del mundo; un cargo por el que podría ser condenado a muerte. Además deberá responder por todas y cada una de las 224 personas que murieron en los atentados contra las embajadas de Kenia y Tanzania de agosto de 1998.
El tanzano de 34 años fue capturado en julio de 2004 en Pakistán y encerrado en una prisión secreta de la CIA hasta 2006, cuando se le trasladó a Guantánamo junto con los otros 13 prisioneros. Tras los ataques de 1998, para los que supuestamente compró el camión y los tanques de oxígeno y de acetileno que se utilizaron, Ghailani trabajó para Al Qaeda falsificando documentos y entrenando a miembros de la red.
También fue guardaespaldas de Osama Bin Laden, siempre según los abogados militares de Guantánamo. En el momento de su captura fue clasificado como un detenido de "alto valor" y confinado en la base militar caribeña.
El plan de Obama

El juicio de este supuesto terrorista será un banco de pruebas para el plan del presidente Barack Obama de cerrar Guantánamo a finales de año y llevar ante la justicia ordinaria a algunos de los sospechosos encerrados en la base naval. De momento, este primer traslado ya ha sido criticado desde las filas republicanas. El líder de la minoría en la Cámara de Representantes, el congresista por Ohio John Boehner, lo calificó como "el primer paso dentro del plan de los demócratas para importar terroristas a América".
La práctica totalidad de los republicanos se opone a la transferencia de prisioneros de Guantánamo a EE UU, ya que en su opinión se pone en riesgo la seguridad nacional incluso aunque estén encarcelados en penales de máxima seguridad.