Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El tifón 'Miranae' causa 14 muertos en Filipinas

Las autoridades de Filipinas ha duplicado este domingo la cifra de muertos, es decir, de 7 a 14, a causa del tifón "Miranae", que la noche del sábado atravesó la región sur de la isla de Luzón y se adentró después en el Mar de China Meridional.
El Centro Nacional para la Coordinación de Desastres Naturales indicó que unas 7.200 casas han sido destruidas o han resultado dañadas, la mayoría en las provincias de Laguna y Quezon, al sur de Manila, la capital.
Según el portavoz de la agencia de prevención de desastres, coronel Ernesto Torres, la evacuación de 115.000 personas de aldeas costeras del sureste de Luzón a centros temporales de acogida, evitó que el 'Miranae' causase más muertes y desastres similares a los ocurridos al paso de los anteriores tifones.
Ante la llegada del 'Miranae' el cuarto tifón en un mes, las autoridades filipinas ordenaron el viernes el cierre de colegios, suspendieron el servicio de transporte marítimo, acuartelaron el Ejército e hicieron acopio de alimentos.
Llueve sobre mojado
Los anteriores tifones 'Ketsana' y 'Parma' causaron cerca de mil muertos, incluidos unos 200 por leptospirosis, una bacteria que se transmite a través del agua contaminada con orina de rata.
Los daños económicos por daños a infraestructuras, casas destruidas y cultivos arrasados superan los 38.000 millones de pesos (casi 800 millones de dólares).
Un tercer ciclón, 'Lupit', se desvió la pasada semana hacia Taiwán, después de que las autoridades filipinas mantuvieran el estado de alerta durante varios días.
Los expertos de las agencias internacionales han identificado el chabolismo como el principal factor de estos desastres naturales que afectan al país y que evidencian el pésimo estado de sus infraestructuras, así como la falta de preparación y medios de los que cuenta la Administración para responder a las emergencias.
Entre 15 y 20 tifones y un sinfín de temporales y sistemas de baja presión suelen pasar cada año por el archipiélago durante la estación lluviosa, que transcurre entre junio y diciembre.