Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El temporal comienza a remitir aunque seguirá lloviendo débilmente

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) anuncia para este viernes precipitaciones débiles, localmente moderadas, en Galicia, que podrían afectar, de manera dispersa, a puntos del interior de Asturias y del noroeste de Castilla y León.
En el resto de la vertiente atlántica peninsular, nuboso o muy nuboso con lluvias débiles dispersas, más frecuentes a partir de la tarde en el norte y centro de Andalucía, que se extenderán de sur a norte a Extremadura, mitad suroeste de Castilla-La Mancha y extremo suroeste de Castilla y León.
En el resto de la península y Baleares, intervalos de nubes altas y medias.
En Canarias, cielo poco nuboso con intervalos de nubes altas. Al final del día, habrá un aumento de la nubosidad en el extremo más occidental, con posibilidad de alguna lluvia débil.
La cota de nieve se sitúa en el tercio norte de 800 a 900 metros subiendo a 1.200-1.400 metros; en el resto de la mitad norte, de 1.000-1.200 metros a más de 1.500 metros; en la mitad sur, 1.600-1.800 metros.
Estado de las carreteras
Más de 240 kilómetros de 57 tramos de carretera (36 de ellos en Andalucía) han estado cortados por la nieve o la acumulación de agua en la calzada, bien por desbordamiento de ríos o por otras consecuencias por las fuertes lluvias.
La confluencia de borrascas atlánticas en la península desde el pasado miércoles por la noche ha desencadenado el cierre de casi 250 kilómetros de carreteras, en su gran mayoría autonómicas, provinciales o intercomarcales.
Las 57 carreteras cortadas superan a las 52 que se registraron el pasado 8 de enero, cuando el primer temporal de frío y nieve del año hizo estragos en numerosas vías, hasta el punto de que se dejó notar en más de 3.400 kilómetros, de los que más de 700 estaban cortados.