Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La televisión iraní desmiente la liberación de Sakineh Ashtiani

La televisión estatal iraní Press TV ha aclarado este viernes que las imágenes en las que se ve a Sakineh Mohammadi Ashtiani en su domicilio son de un programa especial en el que esta mujer, condenada a morir lapidada por los delitos de asesinato y adulterio, colabora en una reconstrucción de la muerte de su marido en el lugar de los hechos.
Previamente el Comité Internacional contra la Lapidación había confirmado la liberación de Ashtiani, su hijo Sajad Ghaderzadeh (quien también participa en la grabación) y dos periodistas alemanes, mientras que intentaba averiguar si había quedado en libertad el abogado Hootan Kian, que también interviene en el programa.
Medios de comunicación de todo el mundo informaron de que Ashtiani, cuyo caso ha despertado un gran interés a nivel internacional, había quedado en libertad.
No obstante, el Comité ha matizado que tras recibir "informaciones contradictorias" su personal continúa investigando para tratar de esclarecer los hechos.
Nueva violación de los Derechos Humanos
De ser cierta la información que revela Press TV, el Comité denuncia que se trataría de una nueva violación de los Derechos Humanos, al haber forzado a Ashtiani a testificar de nuevo y participar en la reconstrucción de los hechos.
Según informa el propio canal, un equipo de producción del programa 'Iran Today' ('Irán Hoy') consiguió el permiso de la Justicia iraní para llevar a Ashtiani a su residencia y relatar desde ahí los hechos por los que fue condenada.
Irán insiste en que los países occidentales mantienen un interés político en la campaña contra la lapidación de la mujer iraní. Ashtiani ha sido declarada culpable de adulterio y del asesinato de su marido, Ibrahim Asgharzadeh, un delito que habría cometido con su amante Isa Taheri.