Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El hallazgo de vida extraterrestre está cerca pero "quizás requiera un golpe de suerte"

La vida extraterrestre, más que considerar a seres biológicos, quizá debería tener en cuenta que podrían ser "máquinas sensibles" gracias a la evolución de su especie.cuatro.com

El hallazgo de vida más allá de la Tierra está cerca, pero ha precisado que "quizás requiera un golpe de suerte". No podemos todavía descartar que no haya surgido vida en otros cuerpos. Es la tesis del astrofísico español Josep María Trigo que ha defendido estos descubrimientos "en pocas décadas."

"Primero estamos empezando a explorar mejor el Sistema Solar, en el que no podemos todavía descartar que no haya surgido vida en otros cuerpos. También el descubrimiento de otros sistemas, el estudio remoto de las atmósferas de planetas similares a la Tierra y la escucha con radiotelescopios de algunos de ellos, podría permitir encontrar evidencia de vida en pocas décadas", ha declarado.
Así lo ha explicado Trigo durante su ponencia '¿Es la vida patrimonio único de la Tierra', en su participación en Barcelona en el ciclo 'Divulgar en la calle', basada en su libro 'Las raíces cósmicas de la vida'.
A su juicio, la vida no es un patrimonio único de la Tierra, tal y como demuestran "otros lugares del Sistema Solar donde pudo surgir vida en el pasado" y que ahora se están investigando. En este sentido, ha precisado que cuando en astrofísica se habla de vida, se entiende a "vida formada por organismos capaces de autosustentarse y reproducirse incluyendo los microbios como seres más sencillos". "La vida compleja surge de la propia evolución de organismos primarios como demuestran los estudios bioquímicos", ha señalado.
En cuanto a los lugares donde sería más fácil dar con este tipo de organismos, el científico explica, en una entrevista a Prensa UNE, que éstos deberían evolucionar en un entorno con agua líquida pero, una vez formados, pueden migrar hacia otros hábitats inesperados.
"Por ejemplo, hace pocas décadas no soñábamos con encontrar microorganismos viviendo en la litosfera terrestre.
En nuestro sistema solar deberíamos explorar Marte y las lunas Europa de Júpiter y Titán de Saturno", ha indicado como mejores lugares preparados para la vida.
La ignorancia científica puede conducir a la desaparición de una civilización
Para Trigo, en este momento se está produciendo la 'edad de oro' de la astrofísica, porque gracias a los conocimientos actuales sobre la formación de estrellas, planetas y de la evolución de la vida, la ciencia está en condiciones de responder a algunas de las más fundamentales preguntas que se ha ido planteando el ser humano.
Sin embargo, el investigador considera paradójico que, cuanto más descubrimientos hacen los científicos, más se alejan esas respuestas del conocimiento público. "Por ello, los científicos debemos jugar un importante papel en divulgar nuestra ciencia para, de ese modo, contribuir a paliar ese distanciamiento", ha denunciado.
A su juicio, "mucha gente muestra interés, cada vez más, por la divulgación científica y por las implicaciones de la ciencia en su día a día" porque "desea estar bien informado", no sólo de aquellos temas que afectan a la salud, sino también a su manera de afrontar y aprovechar la vida.
En este sentido, Trigo apunta que "Internet permite encontrar magníficos materiales divulgativos para dar respuesta a esas preguntas pero no permite ponderar su veracidad", aunque reconoce que "hay también demasiada información perniciosa" como "la pseudociencia arraigada significativamente en muchos campos del saber".
"La ignorancia científica puede conducir a la desaparición de una civilización. Por ejemplo, la energía nuclear en malas manos resultaría letal para la humanidad. Superamos la guerra fría dado que aprendimos el peligro que representaban las bombas termonucleares. Pero la ignorancia alcanza también movimientos pseudoreligiosos radicales que no propugnan la paz y el respeto hacia todos los seres humanos ni la propia Tierra que cálidamente nos acoge", ha concluido.