Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El vertido de DeepWater Horizon hace retroceder la costa de Luisiana

Una generalizada pérdida de costa ha sido revelada por un instrumento de la NASA en los pantanos de Luisiana, la zona en tierra firme más afectada por el vertido de la plataforma DeepWater Horizon.
Después del gran derrame de crudo en el Golfo de México en 2010, la longitud de la línea de costa retrocedió en esta zona cuatro metros al año, cuatro veces más en comparación con el año anterior al vertido. Las pérdidas de tierras ocurrieron principalmente en áreas donde el petróleo se había depositado durante el derrame, debilitando el soporte vegetal del suelo.
Un equipo de investigación liderado por Amina Rangoonwala de USGS (United States Geological Service) utilizó imágenes de sensores remotos aerotransportados para analizar la pérdida de la costa en casi toda la parte superior de la Bahía de Barataria, ubicada en el lado occidental del delta del río Mississippi, comenzando un año antes del derrame y extendiéndose durante 2,5 años.
Para determinar si era probable que la erosión fuera causada por el petróleo, también compararon la pérdida de la costa vinculada al petróleo depositado con la erosión de la costa causada por las olas del huracán Isaac en 2012.
El equipo encontró que aunque la erosión ocurrió en secciones aisladas de la costa antes del derrame, la línea de costa previa al derrame (como se analizó de 2009 a 2010) fue en gran parte estable. En el primer año después del derrame (2010 a 2011), el patrón de erosión cambió dramáticamente de aislado a extendido. La erosión se produjo principalmente a lo largo de las costas con un recubrimiento de crudo documentado de alto a moderado. En el segundo año después del derrame (2011 a 2012), las mayores tasas de pérdida se extendieron a áreas que tenían menos recubrimiento. El petróleo es conocido por debilitar o matar la vegetación, lo que lleva a la pérdida de las raíces que ayudan a mantener el suelo estable.
En agosto de 2012, dos meses después del período de dos años después del derrame, el huracán Isaac hizo un impacto directo en Barataria Bay. Las tasas de erosión medidas en los cuatro meses posteriores al huracán fueron mayores que las medidas después del derrame. Pero esta erosión se produjo principalmente en unas cuantas costas que antes del derrame mostraban evidencia de mayor susceptibilidad a la erosión generada por las olas.
"Nuestro estudio muestra de manera única que los patrones de recesión de la costa que se observan en esta región pueden estar directamente relacionados con causas claramente distintas: erosión ampliamente dispersa debida al derrame de Deepwater Horizon y erosión potenciada, pero espacialmente limitada", dijo Rangoonwala.
Los impactos de los humedales del derrame documentados por el equipo incluyeron tanto la pérdida de humedales debido a la erosión de la costa como la fragmentación de islas, donde pequeñas islas se dividen en islas aún más pequeñas, creando más costas. Es poco probable que se restablezca la tierra perdida por la fragmentación, particularmente en esta parte del delta del río Mississippi, donde los diques impiden la afluencia de nuevos sedimentos del río. Esto alterará las defensas costeras naturales contra las inundaciones.
Las imágenes recogidas en las encuestas anuales y después del huracán Isaac se obtuvieron del Radar de Apertura Sintética del Vehículo Aéreo no Tripulado de la NASA (UAVSAR), desarrollado y administrado por el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, Pasadena, California. El UAVSAR vuela en un avión de investigación C-20A.
El estudio se publica en la revista Geophysical Research Letters.