Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los satélites Sentinel-1 de Copernicus detectan una rápida aceleración de uno de los glaciares del Ártico

Los satélites Sentinel-1 de Copernicus, el programa de vigilancia medioambiental europeo, han detectado una rápida aceleración del glaciar Negribreen, Situado en la isla noruega de Spitsbergen, en el archipiélago de Svalbard, que en el transcurso del invierno ha aumentado su superficie helada de uno a 13 metros por día, según ha informado ESA.
Según ha precisado, se trata del fenómeno conocido como 'surge', en el que una gran cantidad de hielo se desplaza súbitamente y en muy poco tiempo hasta sus límites. Aunque aún no se comprenden exactamente las causas, se cree que podrían deberse a cambios en la cantidad de calor o agua en las capas inferiores de los glaciares.
La última vez que el Negribreen experimentó este fenómeno de avance súbito fue en los años treinta del siglo pasado, cuando se documentó mediante fotografías aéreas. En aquella ocasión, el glaciar se desplazó en un año casi doce kilómetros hacia el fiordo, a lo largo de una sección de quince kilómetros del frente. Desde entonces, el límite del glaciar ha ido retrocediendo constantemente, con grandes desprendimientos de icebergs. Sin embargo, en julio de 2016 comenzó este último salto en la velocidad, que ha ido incrementándose desde entonces, incluso durante los fríos meses de invierno.
Asimismo, ha subrayado que vigilar los glaciares en zonas propensas a las inclemencias meteorológicas y con largos periodos de oscuridad, como el Ártico, era difícil antes de la llegada de los satélites. Sin embargo, hoy por hoy, estos pueden ver a través de las nubes y en la oscuridad gracias a sus radares, por lo que Sentinel-1 ofrece cobertura frecuente y sistemática del Ártico.
Un equipo de científicos del proyecto Glaciers_cci de la Iniciativa sobre el Cambio Climático de la ESA está empleando la cobertura óptica y por radar que ofrecen los satélites para cartografiar los glaciares en distintos momentos y determinar los cambios de superficie, elevación y velocidad que sufren.
"Sentinel-1 ofrece una visión en tiempo casi real del desplazamiento de los glaciares por el Ártico, aumentando significativamente nuestra capacidad de capturar la evolución en su avance", ha señalado el científico del proyecto Glaciers_cci, Tazio Strozzi.