Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo proteger los routers domésticos para evitar el cibercrimen

Routers DomésticosFederación Ambientalista Internacional

Los routers domésticos son un negocio redondo para el cibercrimen. Mantenerlos actualizados, modificar la contraseña que llevan por defecto o limitar su conexión a los dispositivos del hogar son algunas de las medidas que se pueden tomar frente a los ciberataques.

Los recientes ataques contra los routers de Deutsche Telekom, que afectaron a aproximadamente a 900.000 hogares alemanes, han puesto en evidencia una vez más las vulnerabilidades de la infraestructura de Internet.
"Los ataques que aprovechan las vulnerabilidades de los routers son un negocio redondo para la industria cibercriminal. Si los atacantes logran explotar sus agujeros de seguridad pueden ser capaces de llevar a cabo todo tipo de manipulaciones como, por ejemplo, modificar su configuración DNS. Esto permite, por ejemplo, dirigir el tráfico de Internet para poner en marcha ataques de denegación de servicio o interceptar los datos personales de los internautas que se conectan a esos routers", afirma el experto en ciberseguridad de G DATA, Tim Berghoff. "Incluso se pueden configurar el router para que se realicen llamadas telefónicas a números de tarificación adicional sin el consentimiento del usuario. El ataque contra Deutsche Telekom es solo la punta de un iceberg mucho más grande y lamentablemente tenemos que estar preparados para enfrentarnos a ataques similares en el futuro", añade Berghoff.
ACTUALIZACIONES, CONTRASEÑAS O RESTRICCIONES
Actualizaciones. Para proteger nuestro router de accesos no deseados es esencial que se encuentre totalmente actualizado. En muchas ocasiones estas actualizaciones se realizan de forma automática cuando el router se conecta con su proveedor de Internet, pero no siempre sucede así. En es entonces cuando el usuario tiene que forzar esta actualización desde la propia web del fabricante.
Contraseñas. Además, es muy recomendable modificar la contraseña por defecto que llevan todos los routers y que permite a los cibercriminales hacerse con el control del dispositivo de forma muy sencilla.
Sólo dispositivos conocidos. Por último, es conveniente configurar el router de forma que solo admita conexiones de dispositivos conocidos (los ordenadores y dispositivos móviles que forman parte de la red doméstica). Así estaremos impidiendo también que terceros hagan uso, por ejemplo, de nuestra conexión inalámbrica.