Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nueva forma de disfrutar de una cerveza en Madrid

Todos sabemos que la cerveza es uno de los productos más cotizados de nuestro país. Salir a tomar unas cañas es uno de los hobbits preferidos de todos los españoles, pero ¿sabías que hay un lugar en Madrid donde puedes ver como se elabora la cerveza y además, probarla y cenar allí? En la fábrica de cerveza La Virgen puedes conocer de primera mano la elaboración de su cerveza artesanal y a la vez disfrutar de los sencillos platos que nos ofrecen. Una iniciativa que surgió por la demanda de comida de todos los que visitaban la fábrica para acompañar la cata de cerveza.
Todos sabemos que la cerveza es uno de los productos más cotizados de nuestro país. Salir a tomar unas cañas es uno de los hobbits preferidos de todos los españoles, pero ¿sabías que hay un lugar en Madrid donde puedes ver como se elabora la cerveza y además, probarla y cenar allí?
En la fábrica de cerveza La Virgen puedes conocer de primera mano la elaboración de su cerveza artesanal y a la vez disfrutar de los sencillos platos que nos ofrecen. Una iniciativa que surgió por la demanda de comida de todos los que visitaban la fábrica para acompañar la cata de cerveza.
Además, la marca ha creado una cerveza artesanal sin gluten que trae como novedad el poder disfrutarla en botellines de 25 cl y barril, una muy buena noticia para los celiacos, ya que cada vez hay más marcas que se conciencian con esta enfermedad.
Hemos tenido la oportunidad de hablar con César Pascual, Director de Marketing de Cervezas La Virgen, que nos ha contado todo acerca de esta nueva cerveza y cómo surgió la marca.
CHANCE:¿Por qué la creación de esta nueva cerveza sin gluten?
César Pascual: Llegar a hacer una cerveza sin gluten era un paso muy interesante para nosotros porque requería un control exhaustivo, certificaciones... Sabíamos que había un punto ahí de gente que no podía beber cerveza y nos daba mucha pena y apostamos por la de sin gluten. Además es una cerveza que ha gustado mucho a grandes superficies y estamos en conversaciones para meterla en estos grandes comercios.
CH: ¿Por qué mejor 25 cl que 33 cl?
C.P : Porque los celiacos tienen un problema, no pueden encontrar cerveza en grifo y el formato que siempre se les presenta es de 33 cl, entonces nosotros pensamos también para destacar con respecto a las que ya había, trabajar el formato de 25 cl que además en Madrid se estila mucho este formato de botellín, y luego tenerla en barril.
CH: Estáis normalizando el consumo y además a un precio asequible
C.P: Un precio asequible que está dentro del rango de precios de una cerveza artesana que como sabéis no es el mismo que una cerveza industrial, la artesanal suele ser entre dos o tres veces más cara pero de todas maneras las cervezas sin gluten no son baratas, las tienen un poco posicionadas como cervezas Premium, entonces nosotros queremos que el rango de precios de la Virgen esté en el rango de precios de las cervezas sin gluten de las industriales.
CH: ¿Las cervezas artesanales pueden ser cero cero?
C.P: Las cervezas artesanales por definición respetan la elaboración del producto, hacer un hincapié en la selección de materia prima, en respetar el proceso de producción, la fermentación. Entonces para hacer una cerveza cero cero hay como dos vías, una es no llegar a fermentar la cerveza, es decir, no dejar que el mosto llegue a general alcohol, y la otra es, de la cerveza con alcohol, eliminarlo. Los dos son procesos que nosotros consideramos que 'maltratan' mucho a la cerveza entonces no va con el estilo ni la filosofía de la cerveza artesana. Cuando se pueda hacer sin 'maltratar' el producto, lo haremos.
CH: ¿Aquí es donde hacéis vuestros productos?
C.P: Yo conozco a mis socios en San Francisco, y en esa ciudad descubrimos el mundo de los oficios, había como una especia de vuelta al trabajo con las manos. Uno de los oficios que nos encantó y nos enamoró fue el de hacer cerveza y pensamos que podía tener mucho sentido traer este negocio aquí a España, porque aquí se ve muy cerveza y normalmente solo se bebe un tipo de cerveza que es la rubia. Pensamos que traer una nueva forma de beber cerveza tendría sentido. Entonces en 2011 montamos la primera fábrica mucho más pequeña que la de ahora y sorprendentemente en plena crisis a la gente le gusta y la adopta como producto local y de cercanía. Tenemos un concepto de que además la gente puede venir, ver, oler y probar nuestra cerveza y a la vez comer algo.
CH: ¿Cómo se tomo la gente el concepto de poder comer y tomar algo en la propia fábrica?
C.P: Ante todo yo digo que esto es una fábrica, pero sí que es cierto que cuando la gente venía a probar nuestra cerveza siempre nos decía que querían algo de comer. Como aquí lo que se hace es producto local, pues en la cocina hemos hecho lo mismo, la comida es súper sencilla son hamburguesas, perritos, pinchos morunos pero por ejemplo el pan es artesano, la carne es de aquí, las salchichas alemanas. Queremos dar un servicio de que la gente se tome una cerveza artesana Premium con una comida que es desenfadada.
CH: Además tenéis distintos tipos de cerveza
C.P: Nosotros empezamos con la Madrid lager que es una reinterpretación de la cerveza que se ha tomado aquí toda la vida, ¿por qué con esta?, porque la cerveza artesanal suele empezar con cervezas muy amargas y muy alcohólicas entonces desde el principio nosotros entendimos que había que tener una curva de aprendizaje porque a una persona que está acostumbrada a tomar un tipo de cerveza no puedes ponerle de repente ahí, luego sacamos la Jamonera que es un poco más compleja y tostada, menos amarga, con un toque dulce, luego sacamos la Madrid 360 es una cerveza rubia pero con un toque amargo para ir introduciendo al consumidor en esos nuevos sabores y luego a partir tenemos una cuarta que es la IPA que es una cerveza un poco más alcohólica y amarga. Además hacemos catas para que la gente conozca un poco mejor este mundo.
CH: ¿Cómo hacéis estas catas?
C.P: Hacemos catas en la fábrica, es un tour por la fábrica más cata, pero también las hacemos en los locales de nuestros clientes, si nuestros clientes consideran que es necesario para darla a conocer y que la gente aprecie nuestra cerveza, y es algo super positivo.