Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crónica de una muerte programada: La de la nave espacial Rosetta

Este viernes en medio de la nada, a muchísima distancia de la tierra, va a tener lugar una muerte programada: la de una nave espacial Rosetta, que partió de aquí en 2004. Diez años después consiguió lanzar un robot sobre un cometa, algo que nunca antes se había conseguido. Roseta se estrellará contra la superficie del cometa 67P/CG a la una y 21 minutos de este mediodia. Una operación que podrá seguirse en vivo a través de Twitter. Al alejarse más del Sol y recibir mucha menos energía solar de la que necesita para funcionar, el destino de Rosetta estaba sellado: seguirá a Philae hasta la superficie del cometa.    Las últimas horas de descenso permitirán a Rosetta realizar numerosas mediciones de carácter único, como el análisis del gas y el polvo más cerca de la superficie que nunca. También tomará imágenes de muy alta resolución del núcleo del cometa.