Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los mamíferos herbívoros tienen vientres más grandes que los carnívoros

Un estudio internacional realizado por la Universidad de Zurich, en Suiza, realizado con reconstrucciones en 3D de esqueletos de animales revela que los mamíferos herbívoros tienen vientres más grandes que sus homólogos carnívoros generalmente delgados. Sin embargo, en los dinosaurios no había una diferencia notable entre carnívoros y herbívoros.
Los dinosaurios y las pequeñas musarañas son vertebrados de cuatro patas, también conocidos como tetrápodos. En el transcurso de la evolución, los tetrápodos desarrollaron diversas formas y tamaños corporales --desde el ratón hasta el dinosaurio-- para adaptarse a diferentes entornos, con hábitos alimenticios que van desde herbívoros puros a feroces carnívoros, y su estructura del cuerpo refleja esta diversidad alimenticia.
Como las plantas suelen ser más difíciles de digerir que la carne, se ha pensado que los herbívoros necesitan tripas más grandes y vientres más voluminosos, pero esta hipótesis nunca había sido probada científicamente. Por ello, expertos dirigidos por la Universidad de Zurich (UZH) y la Universidad Técnica de Berlín, en Alemania, hna estudiado la forma de la caja torácica de más de 120 tetrápodos, desde la prehistoria hasta la actualidad.
Con la ayuda de técnicas de fotogrametría y de imágenes por ordenador, los científicos produjeron una base de datos en 3D de esqueletos de dinosaurios, reptiles, pájaros, mamíferos y sinápsidos fósiles (reptiles mamíferos). Utilizando la evaluación visual computarizada de estos datos, reconstruyeron el volumen de la cavidad corporal, delineado por la columna vertebral, la caja torácica y la pelvis.
POSEEN UNA CAVIDAD CORPORAL DOS VECES MAYOR
El resultado fue que, en promedio, los mamíferos herbívoros tienen una cavidad corporal que es dos veces mayor que los carnívoros con un tamaño corporal similar. "Ésta es una clara evidencia de que los mamíferos que comen plantas tienen tripas verdaderamente mayores", explica Marcus Clauss, profesor de Fisiología Digestiva Comparada en Animales Salvajes en UZH.
Sin embargo, mucho más sorprendente es el hecho de que ese patrón no es evidente entre los tetrápodos restantes. "Nos sorprendió que ni siquiera hubiera la menor indicación de una diferencia entre herbívoros y carnívoros en los dinosaurios", subraya este experto. En la investigación se analizaron numerosas especies fosilizadas, desde los primeros anfibios hasta los dinosaurios herbívoros más grandes y los mamuts.
Por un lado, los resultados pueden indicar que es difícil reconstruir con fiabilidad los esqueletos de dinosaurios. "Por otro lado --agrega Clauss --el descubrimiento revela que hay una diferencia fundamental en los principios morfológicos entre los mamíferos y otros tetrápodos". Por ejemplo, este científico sospecha que un sistema respiratorio diferente podría ser responsable del efecto divergente de la dieta sobre la estructura corporal en mamíferos y dinosaurios.