Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las incursiones vikingas eran para conseguir mujeres, según un estudio

Un nuevo estudio sugiere que las incursiones agresivas de los vikingos en Europa hace mil años fueron respuesta a la creciente competencia por las esposas entre los hombres de esta etnia.
Las teorías más tradicionales han variado desde el cambio climático hasta nuevas técnicas de construcción naval, pasando por el deseo de viajar y el saqueo.
El estudio fue llevado a cabo por el estudiante postdoctoral de la Simon Frasier University (Canadá) Ben Raffield, el profesor de arqueología Mark Collard, y Neil Price, un colega de la Universidad de Uppsala en Suecia. Su estudio se publicó en la revista Evolution and Human Behavior.
La cautivadora teoría de los investigadores surgió de una conversación en un pub entre Price y Collard, según un comunicado de la universidad canadiense. Habían estado discutiendo las teorías evolutivas recientes sobre la religión, y observaron que en las sociedades que practican la poliginia (tener múltiples esposas), la escasez de mujeres jóvenes disponibles puede llevar a los hombres jóvenes a participar en comportamientos arriesgados como un medio de competir por las esposas.
Y puesto que la incursión es obviamente un comportamiento arriesgado, decidieron ver si los expedientes arqueológicos apoyarían la idea de que las incursiones tempranas vikingas eran por lo menos en parte una consecuencia de poliginia.
Los investigadores se centraron en la Relación de Sexo Operacional de la teoría evolutiva: la proporción de machos a hembras listas para aparearse en un momento dado. Propusieron que la combinación de poliginia y concubinato, y un aumento de la desigualdad social en Escandinavia durante la última Edad de Hierro, crearon una Relación de Sexo Operacional basada en hombres. En otras palabras, un exceso de hombres solteros motivados a participar en comportamientos de riesgo que podrían aumentar su riqueza y estatus, y por lo tanto su probabilidad de entrar en el mercado matrimonial.
"Descubrimos que la hipótesis evolutiva encaja muy bien con los datos disponibles sobre incursiones y prácticas matrimoniales en la Edad Vikinga Escandinava", dice Collard.
En el curso de su investigación, el equipo también descubrió que efectivamente estaban reviviendo una explicación para las incursiones vikingas hace poco más de mil años. En un libro escrito durante la Edad Vikinga, un erudito llamado Dudo de San Quintín había argumentado que las incursiones fueron causadas por un exceso de jóvenes solteros.
La hipótesis del equipo ha sido criticada por algunos colegas porque aplica la teoría evolutiva a la conducta humana. Pero esta reacción se basa en un malentendido, según Collard.
"En la teoría de la evolución", dice Collard, "no estamos hablando de comportamiento determinado genéticamente. Estamos estudiando un conjunto de condiciones a las que la gente responde -en este caso, las tradiciones culturales del concubinato y la poligamia- y cómo esas dos condiciones influyeron en la disponibilidad de parejas para los hombres jóvenes ".
Él dice que la selección natural ha dotado a los seres humanos con un comportamiento que es más flexible que el de la mayoría de las otras especies, lo que nos permite desarrollar respuestas adaptativas a una extraordinariamente amplia gama de condiciones.
Collard señala que aunque la teoría evolutiva es ampliamente aceptada y aplicada a la era del Paleolítico, o Edad de Piedra, cuando la mayoría de los humanos eran cazadores/recolectores, la teoría no se ha aplicado ampliamente a los últimos 12.000 años.