Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una nueva teoría de la gravedad podría explicar la materia oscura

Una nueva teoría de la gravedad podría explicar la materia oscura. Concretamente, esta 'segunda ley de Newton' predice exactamente la misma desviación de los movimientos que se suele explicar cuando se insertando materia oscura en la teoría.
El profesor Erik Verlinde, reconocido experto en teoría de cuerdas en la Universidad de Amsterdam y el Instituto Delta de Física Teórica, acaba de publicar este nuevo trabajo en el que amplía sus opiniones sobre la naturaleza de la gravedad.
En 2010, Verlinde sorprendió al mundo con una teoría completamente nueva de la gravedad en el que defiende que no es una fuerza fundamental de la naturaleza, sino un fenómeno emergente. "De la misma manera que la temperatura surge del movimiento de partículas microscópicas, la gravedad emerge de los cambios de bits fundamentales de información, almacenados en la estructura misma del espacio-tiempo", dice el científico.
En esta nueva teoría, el investigador describe que la caída de las manzanas de los árboles y la permanencia de los satélites en órbita puede derivarse de estos bloques microscópicos subyacentes.
Poco tiempo después, Verlinde extendió su trabajo y la investigación de otros colegas, con el fin de entender el curioso y desconcertante comportamiento de las estrellas en las galaxias sin añadir la materia oscura.
NO SE NECESITA MATERIA OSCURA
Así, y a pesar de que, según las teorías, más del 80 por ciento del Universo está compuesto de materia oscura, Verlinde asegura que no hay necesidad de añadir este 'agente' a su teoría. Verlinde muestra cómo su teoría de la gravedad predice con precisión las velocidades por las que las estrellas giran alrededor del centro de la Vía Láctea, así como el movimiento de las estrellas dentro de otras galaxias.
"Tenemos pruebas de que esta nueva visión de la gravedad realmente coincide con las observaciones. A grandes escalas, al parecer, la gravedad no se comporta como la teoría de Einstein predice", ha apuntado.
A primera vista, la teoría de Verlinde tiene características similares a las teorías modificadas de la gravedad como MOND (Newtonian Dynamics modificada, Mordehai Milgrom (1983)). Sin embargo, uno de los ingredientes de la teoría de Verlinde es una adaptación del principio holográfico, introducido por su profesor Gerard 't Hooft (Premio Nobel 1999) y Leonard Susskind. Según el principio holográfico, toda la información en el Universo puede describirse en una esfera imaginaria gigante alrededor de él.
Verlinde ahora muestra que esta idea no es del todo correcta ya que, a su juicio, parte de la información del Universo está contenida en el espacio mismo. Para el científico, la información adicional es necesaria para describir ese otro componente oscuro del universo: la energía oscura, que se considera responsable de la expansión acelerada del cosmos.
"AL BORDE DE UNA REVOLUCIÓN CIENTÍFICA"
Investigando los efectos de esta información adicional sobre la materia ordinaria, Verlinde llega a la conclusión de que, mientras la gravedad ordinaria sólo puede ser codificada usando la información en la esfera imaginaria alrededor del Universo --como demostró en su trabajo 2010-- el resultado de la información adicional del espacio es una fuerza que coincide con la materia oscura.
"La gravedad está en extrema necesidad de nuevos enfoques como el de Verlinde, ya que no se combina bien con la física cuántica. Ambas teorías son la joya de la corona de la física del siglo XX y no pueden ser verdad al mismo tiempo", apunta el estudio.
La teoría apunta además que los problemas surgen en condiciones extremas: cerca de los agujeros negros, o durante el Big Bang. "Muchos físicos teóricos están trabajando en una revisión de la teoría y se han hecho algunos avances importantes. Podríamos estar al borde de una nueva revolución científica que cambiará radicalmente nuestras opiniones sobre la naturaleza misma del espacio, el tiempo y la gravedad", ha concluido Verlinde.