Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un método forense basado en el plomo se convierte en GPS prehistórico

Una especie de GPS arqueológico para determinar el lugar de nacimiento de antiguas personas y animales en América Central, ha sido configurado relacionando la presencia de plomo en los dientes.
Ashley Sharpe, estudiante de doctorado de la Universidad de Florida, ha recurrido a un método conocido para ayudar a científicos forenses a resolver casos complejo para identificar las ubicaciones de nacimiento y muerte y rastrear así el movimiento de los mayas prehistóricos, y posiblemente resolver misterios que rodean los orígenes de esta civilización y su eventual desaparición.
Sharpe muestreó los valores de isótopos de plomo que se encuentran en las rocas, que actúan como firmas locales, del cráter de Chicxulub en la Península de Yucatán -el sitio del impacto del asteroide que aniquiló a los dinosaurios- y lugares en Belice, Guatemala y Honduras. Los detalles del nuevo estudio se describen en la edición de noviembre de PLOS ONE.
"Si encuentro a un antiguo individuo maya enterrado en el Yucatán en México, puedo hacer un análisis químico del plomo en sus dientes y descubrir una historia muy diferente", dijo Sharpe, del departamento de antropología de la Univeridad de Florida. "Tal vez ellos vinieron originalmente de Guatemala. Esto puede cambiar nuestra visión de todo".
Cuando nuestro esmalte de los dientes se forma durante la infancia, incorpora elementos del ambiente local, incluyendo el polvo que respiramos de las capas de roca debajo de nuestros pies. Los huesos, por otra parte, cambian cada pocos años. Y a medida que nos descomponemos, nuestros huesos absorben materiales alrededor del área en que estamos enterrados como una esponja.
Siendo la sustancia más dura en el cuerpo humano, el esmalte de los dientes es diferente. Ofrece una ventana a las historias de la vida.
El seguimiento del movimiento de los individuos a través de sus dientes puede ofrecer pistas sobre alianzas matrimoniales y prácticas de esclavitud. Construir conocimiento de vidas individuales ayuda a los arqueólogos a averiguar qué aldeas eran enemigas, cuáles eran aliadas, y cómo los mayas se comunicaban y viajaban entre ciudades. Esto podría conducir a una mejor comprensión de cómo las redes de comunicación se desarrollaron entre los estados mayas, dijo Sharpe.
Anteriormente, los antropólogos forenses de la Universidad de Florida utilizaron análisis de plomo para localizar el lugar de nacimiento de víctimas de homicidios no identificados. Los arqueólogos también han utilizado el plomo para rastrear a los seres humanos antiguos en la civilización del valle del Indo.
"El departamento de antropología aquí se está convirtiendo en un centro para la investigación basada en el plomo", dijo Sharpe. "En otras palabras, somos el lugar al que acudir si se necesita seguir los orígenes de un esqueleto antiguo o moderno."
Los investigadores extraen el plomo primero rectificando los dientes, luego insertando las partículas en un espectrómetro de masas de plasma acoplado inductivamente. Las temperaturas dentro de la máquina pueden ser más caliente que el sol, separando el plomo.
La contaminación hace que el uso de plomo para identificar el lugar de nacimiento de las personas modernas sea más complicado.