Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo enseñar a los menores a utilizar el móvil en vacaciones?

¿Cómo enseñar a los menores a utilizar el móvil en vacaciones?Gtres
En verano aumenta el consumo de redes sociales. En concreto, el uso de Facebook crece en un 67%, según un estudio de Adglow. Este dato se puede extrapolar perfectamente al resto de aplicaciones, lo que indica que los padres deben reforzar la formación digital de sus hijos para evitar que desarrollen una dependencia del 'smartphone' durante las vacaciones.
La educación digital es clave para que entiendan los problemas que puede acarrear el hacer un uso excesivo de los teléfonos móviles. Si afecta a las horas de sueño puede tener repercusiones en su estado físico, como por ejemplo, aumentar el riesgo de sufrir ansiedad o depresión.
"Los 'smartphones' en sí no suponen ningún peligro para los menores", ha recalcado, pero los problemas "vienen con el uso que pueden llegar a darles: aplicaciones no aptas para sus edades, contacto con desconocidos, descuidar actividades por estar enganchados...", ha dicho Pascual Hernández, CEO & Corporate Lawyer de Smartme Family, una aplicación que ayuda a los padres a enseñar el uso correcto del móvil a los menores.
La misma propone su 'Guía para el uso del móvil en verano', con consejos que persiguen fomentar actividades en las que la diversión no incluya el móvil: encuentros con amigos, hablar con la familia, no estar con el teléfono en las horas de sueño, instalar aplicaciones aptas para cada edad o respetar los momentos de desconexión, entre ellas.
GUÍA PARA EL USO DEL MÓVIL EN VERANO
Entre los argumentos que les podemos dar a los más pequeños de la casa de forma que estos lo entiendan y hagan un uso responsable del móvil, la compañía sugiere explicarles lo siguiente:
  • El verano es diversión: Tengo más tiempo, pero no lo invierto todo en mi 'smartphone'. Hago otras cosas con mis amigos y familia: picnic en la piscina, torneos de mi deporte favorito, palomitas y peli, etc.
  • Hay tiempo para todo: El móvil no se va a escapar. Tengo que aprender a disfrutar de mi tiempo libre y no estar siempre pensando en lo mismo. ¿En invierno tengo prisa por hacer los deberes?
  • La amistad es más importante: Además de conectar con mis amigos por redes sociales y WhatsApp, ¿qué tal si quedo con ellos para hacer algo más que intercambiar mensajes o fotos?
  • Es importante hablar con la familia: Para esos ratos aburridos, puedo aprovechar para hablar con mi familia, contarles cosas sobre mí, e incluso enseñarles por qué me gusta tanto mi móvil. Igual acaban comprendiéndome.
  • Precaución con los desconocidos: Como pasaré más tiempo con mi móvil, descubriré 'apps' nuevas o solicitudes de amistad de personas desconocidas. No me puedo olvidar de las normas básicas de seguridad.
  • Momentos de desconexión: Los respetaré porque son necesarios para mí y para mi familia. En las horas de comida, en los paseos por la playa, mientras vamos a tomar un helado al parque o vemos la televisión juntos.
  • Dormir es importante: No me llevo el móvil a la cama. Lo dejo cargando en un lugar visible y evito mirarlo en mitad de la noche. Si no, al día siguiente estaré agotado y no podré disfrutar de todo.
  • Hacer un uso responsable: Sé cuándo me estoy pasando, no me esconderé tras la pantalla. Aprovecharé las cosas y multiplicaré mis planes. ¡Que es verano!