Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las empresas digitales se preparan para afrontar el reto de la conciliación y la racionalización de horarios

La transformación digital está revolucionando las empresas y la forma de trabajar en ellas. Los avances tecnológicos y el cambio de los perfiles laborales en este nuevo ecosistema digital pueden ayudar a afrontar el reto de la conciliación y la racionalización de horarios, una demanda que se repite año tras año y que ahora el Gobierno parece tomar en serio.
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, aseguró que el Gobierno impulsará el diálogo en el Parlamento para la elaboración de un Pacto Nacional para la conciliación y la racionalización de los horarios en el trabajo. Uno de los principales objetivos --según detalló-- sería lograr que la jornada laboral en España termine a las 18.00 horas.
"Con el avance de los dispositivos conectados el trabajo se vuelve más flexible, dando la opción de introducir incluso el teletrabajo, además de la jornada laboral intensiva. Todo ello con el firme propósito de aumentar la productividad, favorecer la satisfacción del cliente y la motivación de los empleados", afirma Ismael El Qudsi, CEO de Internet República.
Esta agencia, especializada en marketing online, se adelanta a las posibles medidas del Gobierno, instaurando en sus oficinas la jornada intensiva todo el año, una iniciativa orientada al incremento de la productividad y la motivación de los empleados a través de la conciliación de la vida personal y la profesional.
Los empleados de Internet República pueden entrar a la oficina entre las 08.00 y las 10.00 horas, con una jornada laboral de 8 horas que les permite salir entre las 16.00 y 18.00 horas, dependiendo del horario de entrada y del tiempo destinado a la comida. Además, los viernes no trabajan por la tarde, favoreciendo la conciliación. La práctica totalidad del Ibex ofrece a sus empleados este tipo de horarios flexibles, pero es algo que "debe extenderse" al resto de compañías, reclaman desde la empresa.
"Desde el ejercicio anterior, cuando se estableció como una prueba piloto, el balance ha sido muy positivo, viéndose reflejado en los resultados económicos de la compañía, la satisfacción de los clientes y la motivación de los empleados", explica Ismael El Qudsi, que ratifica la eficiencia de esta medida.
El CEO de Internet República considera que la clave está en depositar "plena confianza en la productividad del capital humano", poniendo en marcha "iniciativas que supongan mejorar la calidad de vida del equipo". "Gracias a ello, tenemos la plena garantía de contar con ellos en los momentos en los que hay que arrimar el hombro. Los clientes están satisfechos y los resultados son buenos, por lo tanto, son todo ventajas", ha apostillado.
Como valor añadido, Internet República también contempla para sus empleados la posibilidad de trabajar desde casa en aquellos casos en los que el empleado vive a más de 40 kilómetros del lugar de trabajo o tiene familiares a su cargo.
"Trabajamos en la nube y todos los empleados cuentan con ordenador de sobremesa y portátil. Por lo tanto, pueden disponer libremente de sus recursos cuando se propician situaciones que les dificulte desplazarse físicamente al lugar del trabajo", añade Tomás Rufino, director de desarrollo de negocio de la compañía.