Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 18 por ciento de los españoles ha sido víctima de un robo de identidad

El 18 por ciento de los españoles ha sido víctima de un robo de identidadGTRES

Esta cifra sitúa a nuestro país en un punto porcentual por encima de la media europea para este tipo de delitos (17 por ciento). El efecto inmediato y más común es la extracción de dinero de la cuenta bancaria.

Estas son dos de la principales conclusiones que se extraen del estudio sobre la prevención del fraude elaborado por la consultora Dynamics Market. El informe, basado en las entrevistas realizadas a más de 5.500 personas mayores de 18 años en Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda, España, Italia, Polonia, Rusia y Bélgica entre junio y julio de este año, mantiene que el 37 por ciento de los fraudes en España está relacionado con la extracción de dinero de la cuenta bancaria.
La noticia positiva es que España se coloca por delante de economías como la británica, en la que un 24 por ciento de los encuestados mantiene que ha sido objeto de un fraude relacionado con el robo de identidad. Además, el informe señala que suele pasar una media de 5,4 meses hasta que el usuario se da cuenta de que ha sido víctima del delito y que la suplantación de identidad tiene un coste de 7.916 euros por persona y día en Europa, aunque se ha llegado a alcanzar la escalofriante cifra de 1.097.550 euros en alguno de los casos.
El estudio confirma así que la principal motivación en este tipo de conductas es ganar dinero, como expone el 78 por ciento de los europeos. La manera más frecuente en la que el usuario es objeto de este tipo de estafa es mediante un correo electrónico procedente supuestamente de la entidad bancaria del usuario en el que se le solicita que actualice su pin y datos bancarios (31 por ciento), seguido de la donación a una campaña solidaria falsa (23 por ciento).
Los medios electrónicos no son la única vía en la que los delincuentes encuentran datos de sus posibles víctimas. El papel sigue siendo una de las principales fuentes de información para éstos. Así, tal y como revela el estudio, el 84 por ciento de las personas sigue almacenando algún tipo de información personal, como contraseñas de correo o datos bancarios, en papel.
A pesar de las cifras, el 91 por ciento de los usuarios reconoce que intenta protegerse de este tipo de fraudes, aunque las cifras demuestran que el 73 por ciento no destruye adecuadamente estos documentos antes de tirarlos a la basura.
El 58 por ciento de los europeos cree que la usurpación de identidad crecerá en los próximos años frente a un 14 por ciento que sostiene que se mantendrá estable y un 3 por ciento, más optimista, que vaticina que disminuirá. Entre los países más negativos destacan Reino Unido y Francia (ambos con un 65 por ciento) o Alemania (78 por ciento). En España, el sentir más generalizado es que esta tendencia se mantendrá estable (20 por ciento).