Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La biomasa marcó la diversidad de mamíferos durante millones de años

Durante más de 20 millones de años, las subidas y bajadas de la diversidad en los grandes mamíferos terrestres fueron determinadas por la producción neta de la biomasa vegetal.
Este patrón cambió con el inicio de las recientes edades de hielo. La razón de esto es probable que fuese el comienzo del impacto humano sobre la naturaleza, según un equipo dirigido por Susanne Fritz, en el Instituto Senckenberg de Biodiversidad.
Los hallazgos, publicados en la revista Proceedings of the National Academy of Science, están basados en 14.000 fósiles, que permitieron a los científicos reconstruir la diversidad de los grandes mamíferos terrestres y compararla con datos sobre la producción de biomasa de las plantas durante el mismo período de tiempo.
Tanto si se utiliza como alimento, leña o forraje para los animales domésticos, la humanidad no sería capaz de sobrevivir sin las plantas, y las usamos de múltiples maneras. Pero, ¿qué impacto tiene este uso sobre la evolución de los mamíferos? La respuesta se puede encontrar en este estudio, que correlaciona la biomasa de los recursos vegetales con la diversidad de mamíferos grandes, es decir, el número de géneros de ungulados, carnívoros, primates y elefantes.
"Desde hace 20 millones de años, desde principios del Neógeno hace aproximadamente 23 millones de años, hasta el Pleistoceno, que se inició hace alrededor de 2 millones de años, se aplica esta regla. Cuanto mayor sea la cantidad de biomasa producida por las plantas, mayor es la diversidad de mamíferos terrestres que evolucionaron. Y, por supuesto, lo contrario también es cierto: una disminución en la producción de biomasa es acompañada por una disminución en el número de mamíferos", explica Susanne Fritz.
Fritz y su equipo son los primeros en confirmar esta correlación en una escala espacial y temporal tan grande para América del Norte, así como para Europa. El inicio de las glaciaciones del Pleistoceno puso fin a esto, ya que desde entonces la diversidad de especies en América del Norte y Europa se correlaciona con otras condiciones ambientales.
Este es el punto exacto en el tiempo cuando los seres humanos aparecieron en la escena en estas regiones y, presumiblemente, comenzaron a extraer biomasa del ciclo de nutrientes. Pero el abrupto cambio en el patrón también se mostró de acuerdo con otro evento: grandes mamíferos como mamuts y osos de las cavernas fueron sometidos a una extinción masiva en las áreas de estudio. Si los seres humanos o los cambios climáticos fueron responsables de esto sigue siendo una cuestión controvertida hasta la fecha.
"La diversidad de especies de mamíferos en Europa y América del Norte hoy es mucho menor que en el pasado. Por ejemplo, ahora Europa acoge tan sólo 51 especies de grandes mamíferos en 27 géneros; hace 10 millones de años, había entre 130 y 200 géneros. Como se documenta en nuestro estudio, los seres humanos por lo menos han contribuido al hecho de que la diversidad de especies y géneros nunca fuese capaz de recuperarse después de la extinción en masa. Hoy en día, sólo África y Asia todavía alojan un número significativo de especies de grandes mamíferos", dice Christian Hof, co-autor del estudio.
Hoy en día, los seres humanos extraen hasta un 30 por ciento de la biomasa del ciclo de nutrientes mundial - y la tendencia va en aumento. Sin embargo, es difícil de evaluar en última instancia lo que esto significa para el futuro de la especiación de los grandes mamíferos.
Para el estudio, los científicos evaluaron más de 14.000 fósiles de América del Norte y Europa. Estos fósiles representan más de 1.600 especies diferentes de mamíferos grandes, de aproximadamente 1.500 yacimientos. Cubren el periodo comprendido entre hace 23 y 1,8 millones de años. Los resultados se compararon posteriormente con los datos sobre la producción primaria de las plantas del mismo período de tiempo, lo que podría deducirse de plantas fosilizadas.