Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las barritas alimenticias, factor para mantener la moral en el espacio

Para reducir los suministros que la nave Orion llevará para su tripulación, la NASA está desarrollando una variedad de barritas de comida que los astronautas pueden tomar durante sus misiones.
Pero el diseño de una barra de alimenticia que aporte un equilibrio nutricional específico para los astronautas, aumente la densidad calórica y supere la prueba de sabor no es una tarea pequeña.
En el programa Orion --destinado a enviar astronautas de nuevo a la Luna y alcanzar Marte--, el objetivo es tener una serie de barras de alimentos para seleccionar en una variedad de sabores como arándano naranja o nuez asada para la primera comida del día, reduciendo la cantidad de espacio y el almacenamiento que los desayunos requieren.
Para el almuerzo y la cena, los astronautas de Orion podrán seleccionar de artículos similares a los que los miembros de la tripulación de la estación espacial comen y tendrán a bordo un calentador de comida para ayudarles a preparar sus comidas.
"No hay barritas disponibles comercialmente que satisfagan nuestras necesidades, así que tuvimos que ir diseñando algo que funcione para la tripulación, mientras tratamos de lograr una margen de caducidad de varios años", dijo Takiyah Sirmons, del equipo de tecnología avanzada de alimentos en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston.
Los científicos también tienen que considerar cómo las barras afectarán a la moral de la tripulación, ya que la elección de alimentos, la variedad y el sabor son aspectos importantes para asegurar que comen lo suficiente, especialmente a medida que aumenta la duración de la misión.
Las barritas alimenticias, que se están desarrollando en coordinación con el Programa de Investigación Humana de la NASA, han sido probadas por miembros de la tripulación dentro de HERA, el hábitat de tres pisos de la agencia en el Johnson Space Center diseñado para servir como un análogo para el aislamiento y las condiciones remotas en escenarios de exploración.
Las misiones en tierra han proporcionado una retroalimentación útil sobre el sabor, la textura y la aceptabilidad a largo plazo de las barritas que los científicos de los alimentos están utilizando para perfeccionar la gama de opciones disponibles. En última instancia, las misiones ayudarán a la NASA a determinar el horario de reemplazo de comida adecuado para evitar la fatiga alimentaria y la aversión en misiones de larga duración.
Además, la NASA trabaja en la Estación Espacial Internacional en el cultivo de vegetales que puedan ser aprovechados nutricionalmente por los astronautas en viajes de larga duración.