Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toshiba no presentará sus cuentas auditadas en la junta general de accionistas de finales de junio

Toshiba celebrará el próximo 28 de junio su junta general de accionistas, aunque no podrá presentar sus cuentas anuales al necesitar "más tiempo" para cerrar el resultado del ejercicio con su auditor, según ha informado el conglomerado industrial japonés, cuyas acciones se dejaron un 3,37% al cierre de la sesión en la Bolsa de Tokio.
"La compañía todavía está cooperando con su auditor independiente para cerrar los resultados financieros del grupo (...) En este punto, se espera que completar la auditoría lleve más tiempo", indicó la multinacional.
Toshiba precisó que sus estatutos obligan a celebrar la junta general de la compañía a finales de junio, a pesar de asumir que no dispone del tiempo requerido para preparar el informe de negocio y la auditoría de su ejercicio fiscal, que presentará a sus accionistas en una junta general extraordinaria que será convocada más adelante.
No obstante, la compañía indicó que en la junta del próximo 28 de junio dará a conocer su perspectiva sobre el último ejercicio, así como el estado del proceso de auditoría, las proyecciones para el año fiscal en curso y la reconstrucción de la nueva Toshiba.
Asimismo, Toshiba expresó su disposición para continuar trabajando con el auditor independiente para remitir el informe anual de valores en la fecha legal prevista del próximo 30 de junio.
El pasado 15 de mayo, Toshiba hizo pública una estimación de sus resultados anuales, incluyendo unas pérdidas netas de 950.000 millones de yenes (7.633 millones de euros) al cierre de su ejercicio 2016, una cifra que amplía en un 106% sus números rojos de 460.000 millones de yenes (3.696 millones de euros) del ejercicio anterior, después de que el pasado mes de marzo declarase la bancarrota de Westinghouse Electric Company, su filial estadounidense de energía nuclear.