Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El discurso en Stanford para despedir al mejor orador de la tecnología

Ejemplo de su talento en este campo es el discurso que ofreció en la Universidad de Stanford en 2005

Los homenajes y reconocimientos a Steve Jobs después de su muerte no paran de producirse. Usuarios, expertos y compañeros de trabajo recuerdan al ex CEO de Apple y reconocen su talento y toda una vida dedicada al trabajo. Los homenajes a su trayectoria se suceden y una de las cualidades que más destacan son la calidad de su retórica y sus cualidades como orador. Un ejemplo de su talento en este campo es el discurso que ofreció en la Universidad de Stanford en 2005.
Con la muerte de Steve Jobs Apple pierde a su líder y a una de las personas que mejor ha sabido transmitir el concepto de la compañía. En el discurso en la Universidad de Stanford se puede apreciar ese poder de convicción. Ante una audiencia formada por estudiantes, Jobs realizó una presentación llena de fuerza, de esperanza y de ánimo.

El discurso de Jobs se centra en "tres historias" de su propia vida. La parte más impactante es la última, en la que Jobs habla de la muerte y de la enfermedad que padecía. Según el cofundador de Apple, pasó los últimos 33 años de su vida preguntándose cada mañana: "¿Si hoy fuese el último día de tu vida, querrías hacer lo que estas haciendo hoy?". Según Jobs, cuando la respuesta era "no" durante varios días, sabía que tenía que cambiar algo.

"El recordar que estaré muerto pronto es la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones en la vida", explicó Jobs después de comentar que le había diagnosticado Cáncer. "Recordar que uno va a morir es la mejor manera que conozco para evitar pensar que hay algo que perder. No hay razón alguna para no seguir los consejos del corazón".

"Su tiempo es limitado, así que no lo pierdan viviendo la vida de otro. No se dejen atrapar por el dogma que implica vivir con los resultados de las creencias de otros", comentó Jobs, que dio toda una lección de vida a los asistentes.

El discurso completo es una auténtica declaración de intenciones y un manifiesto de la filosofía de vida que Steve Jobs ha tenido durante toda su vida. El discurso que ofreció a los estudiantes de Stanford cobra en sentido especial en el día de la muerte del fundador, que demostró ser un visionario incluso a la hora de entender la muerte.