Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El proyecto Sentinel estudiará la presencia de contaminantes orgánicos persistentes en la Antártida

El proyecto Sentinel, liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), estudiará la presencia de contaminantes orgánicos persistentes (COP) en el ecosistema antártico para conocer los mecanismos por los que estos nocivos contaminantes llegan y se acumulan en los ecosistemas polares.
Así lo ha dado a conocer este jueves 12 de enero el CSIC, que ha precisado que la campaña de muestreo de Sentinel se desarrollará del próximo jueves 19 de enero al 23 de febrero, desde la Base Antártica Española Gabriel de Castilla del ejercito de tierra, situada en la isla Decepción, y se enmarca en la XXX Campaña Antártica (2016-2017).
"Se recogerán muestras de aire, nieve, suelos, sedimentos, guano, agua de mar y biota (plancton e invertebrados) en la isla Decepción", ha explicado Jordi Dachs, del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua e investigador principal del estudio, junto a Begoña Jiménez, del Instituto de Química Orgánica General.
Por su parte, Jiménez ha añadido que "el análisis de las muestras permitirá estudiar la presencia de contaminantes orgánicos y de los mecanismos de llegada y acumulación de los COP en este ambiente remoto".
De esta forma, este domingo 15 de enero partirán hacia Punta Arenas (Chile) Elena Cerro, Mariana Pizarro y José L. Roscales, los tres miembros de Sentinel encargados del muestreo. Desde allí, el día 19 volarán hasta la Isla Rey Jorge (islas Shetland del Sur) junto con los miembros de otros proyectos de investigación. Finalmente, el buque oceanográfico español Sarmiento de Gamboa los transportará hasta la vecina isla Decepción.
La hipótesis de trabajo de Sentinel es que la Antártida, y específicamente la parte norte de la Península Antártida, es una región centinela para la identificación de los contaminantes químicos que tienen el potencial de ser distribuidos a nivel mundial y es un escenario esencial para mejorar la comprensión sobre el comportamiento de estos contaminantes en el medio ambiente global, según explican los investigadores.
Así, el trabajo se centrará en aspectos poco conocidos, como el papel de la nieve como vector de entrada de contaminantes, el papel de los pingüinos como vectores para el transporte y acumulación de contaminantes en zonas costeras antárticas, y la influencia de los contaminantes orgánicos en las comunidades bacterianas marinas. "Sentinel pretende también evaluar el uso potencial del estudio de la presencia de COP en la Antártida como centinela de la contaminación a escala global", ha añadido Dachs.
El CSIC ha apuntado que las sociedades desarrolladas usan mas de 100.000 sustancias orgánicas sintéticas en multitud de productos industriales, domésticos y agrícolas, de las cuales, varios miles, han sido encontradas en el medio ambiente. "Aunque los remotos ecosistemas antárticos están lejos de las fuentes directas de contaminantes orgánicos persistentes, ya hace tiempo que se constato su presencia en la atmósfera, el océano y en muestras terrestres antárticas", ha detallado Dachs.
"Los contaminantes orgánicos persistentes son un grupo de sustancias químicas que constituyen 'la elite' de los contaminantes químicos que hemos liberado al medio ambiente. Se caracterizan por: una gran persistencia en el medio, una alta toxicidad para el hombre y la fauna, incluyendo su carácter carcinogénico y su capacidad para imitar nuestras hormonas (disrupción endocrina); además, los procesos de bioacumulación y biomagnificación les permiten acumularse en los organismos a lo largo de su vida y amplificar su presencia a través de las cadenas tróficas", ha señalado Jiménez.
Finalmente, ha advertido de que Pero, además, pueden viajar por aire y agua y pasar de un medio a otro. Así, los mecanismos de circulación global atmosférico y oceánico los dispersan por todo el planeta, convirtiéndolos en una amenaza de carácter global".