Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sentimientos y experiencias como valor añadido del contenido que atrapa a los jóvenes en las redes sociales

Los usuarios de redes sociales de entre 18 y 30 años tienen claro qué quieren y qué buscan: valoran lo que consumen por lo que les hace sentir, buscan experiencias constantemente y esperan recibir un valor añadido, según revela un estudio de Adglow.
El móvil se ha convertido en la herramienta predilecta del 91% de los jóvenes para estar conectado a las redes sociales, entre las que destaca sobre todo Facebook, como revela el estudio, si bien WhatsApp se sitúa como el servicio de mensajería predilecto, donde pasan cerca de 45 minutos al día, de promedio.
Las redes sociales les permiten seguir a sus marcas favoritas, en Facebook, pero también en Instagram, la plataforma en la que más ha crecido el número de usuarios y en la que el 39% de los jóvenes tiene un perfil. En ella, al menos el 37% sigue de una a cinco cuentas corporativas.
Los jóvenes son, además, muy exigentes con aquello que buscan: no se conforman con el mero producto. Prefieren aquello que se muestre auténtico, que ofrezca una experiencia o les llegue al corazón, un valor añadido.
Snapchat también tiene una fuerte presencia entre los jóvenes. El 72% se decanta por ella como su preferida, y destacan la inmediatez como su característica más valorada, lo que permite compartir momentos efímeros que reflejan bien la naturalidad.
En cuanto a contenidos, el vídeo es el rey indiscutible, por su comodidad, rapidez y por lo fácil que es de compartir. YouTube es la plataforma de vídeo por excelencia, pero en redes sociales, el vídeo triunfa en Facebook e Instagram, como recoge el estudio, donde llegan a ver más de 100 millones de horas al día y reproducen entre mil y ocho mil millones de contenidos al año.
No obstante, en el estudio se recoge datos que preocupan, especialmente en cuanto al uso del móvil: el 41% de los jóvenes declara no poder vivir sin su teléfono y el 65% asegura que solo desconecta una hora al día.