Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nave Rosetta pondrá mañana fin a su misión tras 12 años en el espacio

La nave Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) tiene previsto completar su misión este viernes, 30 de septiembre, con un descenso controlado sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. De esta forma, en la noche de este jueves, la sonda habrá iniciado su viaje definitivo para colisionar en el cometa.
Así, se espera recibir la confirmación del final de la misión por parte de la Sala de control principal de la ESA a las 13:20 horas (hora española), con posibilidad de cambios de en torno a los 20 minutos, dependiendo del desarrollo de la misión.
La sonda Rosetta de la ESA llegó al cometa el 6 de agosto de 2014, al cabo de un viaje de diez años a través del Sistema Solar tras su lanzamiento el día 2 de marzo de 2004. El módulo Philae aterrizó en la superficie del cometa el 12 de noviembre de 2014. Después de dos años de convivencia, que se tradujo, según los astrónomos, en una cantidad sin precedentes de información científica durante su máximo acercamiento al Sol, Rosetta y el cometa ahora van a volver a salir de la órbita de Júpiter.
La ESA considera que al alejarse más que nunca del Sol y recibir mucha menos energía solar de la que necesita para funcionar, el destino de Rosetta estaba sellado: seguirá a Philae hasta la superficie del cometa.
Las últimas horas de descenso permitirán a Rosetta realizar numerosas mediciones de carácter único, como el análisis del gas y el polvo más cerca de la superficie que nunca. También tomará imágenes de muy alta resolución del núcleo del cometa, incluyendo las fosas abiertas de la región de Ma'at, donde se prevé que la sonda lleve a cabo el impacto controlado.
Estos datos se transmitirán durante el descenso y hasta el momento del impacto final, tras el cual la comunicación con la sonda ya no será posible.
En España, el evento se seguirá con científicos implicados en el proyecto, en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC), en Villanueva de la Cañada, en Madrid.