Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

TripAdvisor, Expedia y otras empresas piden medidas contra el monopolio de Google

google logocuatro.com

Los rivales de Google han pedido a los reguladores antimonopolio de la Unión Europea (UE) que sean más duros con la compañía del motor de búsqueda número uno en el mundo y lo sancionen por supuesto abuso de su dominio del mercado.

La petición llevada a cabo por 11 compañías online y de medios de comunicación refleja la frustración de los pequeños competidores en una larga investigación llevada a cabo desde hace dos años por la Comisión Europea contra la compañía de Mountain View.
Las autoridades antimonopolio de la UE están estudiando nuevas propuestas presentadas por Google el pasado mes de enero para poner fin a la investigación y evitar una posible multa que podría alcanzar los 5.000 millones de dólares (3.871 millones de euros) o el 10 por ciento de los ingresos obtenidos por la compañía en 2012.
Ni la Comisión ni Google, que tiene una cuota de mercado superior al 80 por ciento en Europa, han proporcionado detalles de la oferta que se produjo después de que uno de sus rivales, Microsoft, fuese acusada de utilizar su dominio en el mercado para bloquear la competencia.
Los reguladores de la UE han dicho que Google puede haber violado las normas antimonopolio, favoreciendo sus propios servicios sobre los de sus rivales, así como las críticas y reseñas sobre restaurantes de sitios de la competencia sin permiso y restringiendo a los anunciantes el movimiento a los servicios de la competencia.
Las empresas que criticaban a Google incluyen el sitio británico de comparación de precios Foundem, las webs de viajes online como Expedia y Tripadvisor, dos compañías de mapas online y dos organismos sindicales que representan a editores alemanes.
"El comportamiento de Google en el pasado sugiere que es poco probable que fuese voluntariamente eficaz", ha escrito el grupo en una carta dirigida al comisario de Competencia Joaquín Almunia. "Teniendo en cuenta esto, y el hecho de que Google ha aprovechado cada retraso para afianzar, ampliar y extender aún más sus actividades anticompetitivas, instamos a la Comisión a emitir la declaración de objeciones", dijeron.
La carta de objeciones (SO) es un documento en el que la autoridad de competencia de la UE expone sus motivos de preocupación y que las empresas tienen que resolver. El incumplimiento de esta advertencia puede dar resultado a una multa considerable, así como una orden para detener las prácticas anticompetitivas.
Un acuerdo tiene sus beneficios, ha dicho Antoine Colombani, portavoz de la política de competencia en el ejecutivo de la UE. "Esperamos que este resultado que se ha establecido se pueda lograr, ya que sería una forma más rápida para eliminar los problemas de competencia que hemos identificado", y ha agregado que el regulador tiene la opción de cargar contra Google si no está satisfecho con su oferta. Por su parte, Google no ha hecho comentarios al respecto.
Las personas familiarizadas con el asunto han asegurado previamente a Reuters que Google, como parte de un acuerdo, se había ofrecido a etiquetar sus propios servicios en los resultados de búsqueda para diferenciarlos de los servicios rivales, y también para imponer menos restricciones a los anunciantes.
La Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC, por sus siglas en inglés) puso fin el pasado mes de enero a su propia investigación sobre las prácticas comerciales de Google sin ninguna acción significativa, dando a Google una importante victoria.