Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallan restos de un extraordinario pez con superboca del Cretácico

Rhinconichthys, pez con super boca del Cretácicocuatro.com

Científicos han descubierto dos nuevas especies de peces fósiles del género 'Rhinconichthys' que se alimentaban de plancton en los océanos del período Cretácico, hace 92 millones de años.

Uno de los autores del estudio, Kenshu Shimada, un paleontólogo en la Universidad DePaul, ha explicado que los 'Rhinconichthys' son excepcionalmente raros, ya que sólo se conocía previamente una sola especie de Inglaterra. Pero un nuevo cráneo de América del Norte, descubierto en Colorado, junto con el nuevo examen de otro cráneo de Japón, ha triplicado el número de especies, y también ha extendido su ámbito geográfico.
De acuerdo con Shimada, que jugó un papel clave en el estudio, estas especies han sido nombradas 'R. purgatoirensis' y 'R. uyenoi', respectivamente. Ambos aparecen en el texto de este estudio, publicado en la revista científica internacional 'Cretaceous Research'.
'Rhinconichthys' pertenece a un grupo de peces óseos extintos llamado 'pachycormus', que incluye el mayor pez óseo que jamás haya vivido. El nuevo estudio se centra específicamente en este grupo de peces que comían plancton y medían más de dos metros.
Tenía una especialización muy inusual entre los peces óseos. De acuerdo con Shimada, un par de huesos llamados 'hyomandibulae' formaban una palanca masiva en forma de remo, que abría las mandíbulas como un paracaídas, a fin de recibir más agua rica en plancton en su boca, de forma similar a la forma en que muchos tiburones abren la boca.
"Sobre la base de nuestro nuevo estudio, ahora tenemos tres especies diferentes de Rhinconichthys de tres regiones diferentes del mundo, cada una representada por un solo cráneo", señaló Shimada. "Esto indica lo poco que aún sabemos acerca de la biodiversidad de los organismos a través de la historia de la Tierra. Es realmente alucinante."